Las reglas que gestionan el mundo de las finanzas juegan en otra liga muy diferente: entenderlas, asumirlas y someterse a ellas es muy complicado. Hay que tener una cosa clara, sobre todo para los que emprenden bajo el paraguas de lo monetario: la revolución fintech tendrá tendrá que hacerse de la mano de los bancos o no será posible. Después de todo, y como ya explicamos, la mayor parte de los emprendimientos que florecen bajo esta marca funcionan como meros intermediarios que, intentando simplificar procesos bancarios tradicionales, siguen usando precisamente a esa banca tradicional para crear sus negocios. El círculo vicioso del fintech.

A pesar de lo complicado que es obtener las licencias bancarias, hay algunos que quieren llegar a ser bancosY es que, tras la crisis y los numerosos escándalos financieros que han asolado a estas entidades, la regulación se ha reforzado. ¿Aspectos positivos? Impide, en teoría, que se "se meta mano" en las cuentas y cajas y que ninguna persona insuficientemente preparada se ponga a los mandos de una entidad financiera. ¿Aspectos negativos? Muy pocos podrán alcanzar el estatus de banco, y algunos de los que ya lo tienen podrían, incluso, perderlo por no llegar a los mínimos -especialmente los nuevos-.

España, los integrantes Unión Europea y todos los países del mundo se regulan bajo una misma normativa: Basilea. Todos los que aspiren a ser banco con todas las letras tienen que someterse a las mismas reglas:

  • Constituirse como una sociedad anónima de fundación simultánea y con duración indefinida.
  • Capital social mínimo de 18 millones de euros, en efectivo.
  • La junta de dirección tiene que estar compuesta por miembros de reconocido prestigio en el mundo financiero y con reconocida trayectoria en banca.
  • Un consejo de administración formado por no menos de cinco personas, también de reconocida honorabilidad comercial y profesional.
  • Debe tener su domicilio social, su administración y dirección en España para poder operar en territorio nacional, o denominación Europea para ser garante de depósitos en euros.
  • La aprobación o denegación de la autorización de operar como banco queda, aunque se incumplan los requisitos, a discreción del banco de España, y dependerá del tejido bancario en el momento de constitución, del número de bancos por cliente potencial, etc.

Y aún así, hay algunos que quieren intentarlo a toda costa y, en algún momento de su historia, llegar a poseer la certificación bancaria y, por tanto, llegar a ser bancos.

crowdfunder.mx
crowdfunder.mx

A por la licencia bancaria

Son pocos, pero hacen mucho ruido. Y no son pocos por cuestiones superfluas: meterse en este proceso es algo complicado y muchas de las fintech viven muy cómodas en su posición de OTT.

NUMBER26, un fintech puramente alemán y que recientemente llegó a España, de momento opta por mantener la licencia bancaria de terceros. Es decir, cooperan con el banco Wirecard Bank AG y se ahorran el tener que solicitar la suya propia. Sin embargo, y curiosamente casi todos vienen de Reino Unido, existe lo que se llaman "bancos Challenger". Entidades financieras que, operando solo a través de las plataformas digitales, ya se están preparando para lograr sus preciadas licencias. Someterse a las legislaciones vigentes sí, seguir operando como los anquilosados bancos no; todos juegan con el mismo eslogan. Evolucionar constantemente y mejorar todos los procesos financieros es su objetivo.

Atom -participado por BBVA desde el año pasado- y Tandem ya cuentan con sus permisos para operar, aunque al segundo le falta ponerla en práctica. Starling y Mondo, por su parte, están intentando aprovisionarse para llegar al mínimo. Y aquí se abre otra línea de debate.

Financiación para obtener la licencia

Para llegar a ser bancos deben conseguir un mínimo financiero para operar, eso es un hecho. Las startups han estado recurriendo a fondos de venture capital para empezar su actividad por no poder optar por los bancos a la hora de encontrar financiación. Sería un círculo vicioso. ¿Y los nuevos bancos como se financian? Recurrir a otras entidades financieras sería absurdo, por lo que son comunes los llamamientos a nuevos y millonarios inversores para que entren a formar parte de "la nueva banca".

Los futuros bancos están logrando los procesos crowdfunding más grandes de la historiaY cuando las rondas de financiación no son suficientes, los nuevos bancos han recurrido a algo que a los antiguos les haría llevarse las manos a la cabeza: crowdfunding. Tandem ya recurrió a ella, además de a los VC, y le ha seguido la estela uno de los más populares del momento, Mondo.

Este proyecto de banco anunció hace escasos dos días que debía hacerse con, al menos, 15 millones de Libras para obtener su licencia a lo largo de este año. Pero ya veía de levantar, en una des operaciones corwdfunding más grandes de la historia, un millón de libras. O lo que es lo mismo: 1861 inversores que apostaron por este tipo de banca en sólo 96 segundos.

¿Estamos entonces virando hacia una nueva banca que no solo es digital, sino también colectiva? Esto abriría las puertas a muchas más opciones y, sobre todo, a pensar en lo ocurrido en el sector financiero durante los últimos años.