Quizás uno de los títulos que más expectación ha levantado desde que Microsoft lo enseñase en aquel E3 con un gameplay oscuro y sin mucha acción. Lógicamente, no sabíamos que bajo ese título se escondía un Gears of War de los clásicos, de los que convirtieron la franquicia en una de las mayores vende consolas y que redefinió el concepto del multijugador en tercera persona.

Ahora, y ya con una fecha de lanzamiento sobre la mesa anunciada este E3 2016 (11 de octubre de 2016), hemos podido probar un poco de la campaña de Gears of War 4, y lo cierto es que se han despejado la mayoría de dudas que se tenían tras ese trailer-gameplay del E3 de 2016: Gears of War 4 sigue siendo el mismo Gears de siempre, nada de survival horror y de sustos a traición, es un juego de acción en tercera persona que recoge todo lo bueno de las entregas anteriores e introduce elementos nuevos en forma de enemigos, tipos de combate y armas (al menos por lo que hemos visto de momento).

Gears of War 4 es la continuación de último título, ahora 25 años después y ya con el hijo de Marcus Fenix y una nueva escuadra. El nivel que hemos probado, correspondiente a los primeros momentos del juego, tanto nosotros como jugador, como los protagonistas de la historia, van descubriendo las nuevas adiciones del juego, y también que lo que funciona se ha mantenido intacto: el sistema de coberturas, los movimientos, algunas animaciones, el sistema de recarga o la disposición del inventario son indénticos al resto de entregas y rescata, de hecho, algunos de los cambios introducidos en la versión remasterizada del primer título.

Bajo esta premisa, cualquier jugador de Gears va a sentirse MUY cómodo a los mandos del pequeño Fenix, pues todo es familiar y todo se siente natural. Esto tiene su lado positivo y negativo. El positivo es que los primeros minutos de Gears of War 4 son tan familiares que todo va sobre ruedas si has jugado a alguno de los títulos anteriores. Lo negativo es que hay quien verá en esto un movimiento continuista e insuficiente para una saga como Gears of War, que quizá peque de llevar demasiado tiempo sin hacer grandes cambios en sus mecánicas.

Principales novedades

Sea como sea, y aunque, como digo, esas mecánicas siguen siendo idénticas, la introducción de nuevos enemigos nos obliga a cambiar nuestra forma de juego. En este caso, nos topamos con nuevos enemigos que se mueven muy rápido, por lo que cambia diametralmente nuestra forma de juego respecto a los Locust, que también tienen su reflejo en el juego de una versión evolucionada de estos Juvies, que así se llaman, que incluso tienen su propio Lancer con el que hacernos daño.

Quizás otro de los puntos interesantes de este Gears of War en la introducción de un enemigo diferente: un boss de final de nivel, que no camina erguido, y cuyas mecánicas difieren a los clásicos bosses de Gears: es muy veloz, salta encima de ti, y tiene un ataque que lanza púas a traición. Un tipo de enemigo que requiere menos cobertura y mucho más movimiento por el escenario.

Sigue siendo el Gears de siempre, y eso es lo genial Pero estos no son los únicos cambios en Gears of War 4: la introducción de condiciones climatológicas cambiantes en el escenario hacen que los combates sean más espectaculares: tormentas de arena por doquier que dificultan la visibilidad y dan más espectacularidad a la acción en el juego. Además, al igual que el jugador, los enemigos pueden ser revividos por los compañeros, algo que da un plus de distinción a los combates con muchos personajes en pantalla, complicando la situación y aumentando el realismo y la inmersión en el juego.

En líneas generales, el nuevo Gears se parece demasiado a las entregas anteriores, y aunque he encontrado en ello algo positivo por la familiaridad de los combates y por dar un plus de continuidad en la saga, me hubiera gustado ver algo diferente. No obstante, hay que tener en cuenta que hemos visto una fracción del juego muy pequeña, por lo que todavía es demasiado pronto para juzgar una obra de tal calibre que se postura como la más importante para la consola de Microsoft este año.

Sobre el apartado gráfico: no es un salto espectacular respecto a la versión Ultimate, aunque el juego, sin duda, luce de nueva generación y se ve y se siente espectacular en todos los sentidos. Eso sí, el juego estaba corriendo en la nueva Xbox One S, por lo que puede haber algún que otro cambio respecto a la versión del juego para One.

En pocos meses saldremos de dudas. Mientras, sirva este adelanto para ir abriendo boca de este genial título de The Coalition y Microsoft Studios.

Síguenos en Snapchat

Añádenos a través de nuestra URL personalizada o escanea nuestro Snapcódigo: