Hora de empujar para ahorra el máximo de combustible posible. Fotografía: Ford

Como viene sucediendo en los últimos años, Ford nos invitó a participar en su carrera solidaria #24hFord. Una iniciativa que une en un mismo evento el automovilismo, el deporte, el trabajo en equipo y el sentimiento de apoyar una iniciativa que mejore la sociedad. En nuestro equipo patrocinado por AUTO BILD-TOP Gear España, todo el esfuerzo iría a parar en forma de cheque a la Fundación AIPC Pandora, que persigue la participación social y comunitaria con fines de integración educativa e intercultural.

525 vueltas de sangre, sudor y lágrimas por una buena causaEl objetivo de la carrera no era ser el más rápido, sino el más eficiente dando mayor número de vueltas al circuito. Cada uno de los 12 equipos contaba con 240 litros de combustible (BP Ultimate con Tecnología Active 98 octanos) y ocho juegos de neumáticos (ContiSportContact 5). Por supuesto, lo más importante era el coche, en esta edición contábamos con un Ford Fiesta ST con un motor EcoBoost de gasolina 1.6 litros y 182 CV. Un pequeño cohete con el ADN de Ford Performance.

Organización de carrera explicando las normas a seguir. Fotografía: Ford

El banderazo de salida se dio el viernes 24 de junio a las 17:00h, minutos antes los pilotos pudieron conocer realizar pruebas en el circuito para coger el feeling necesario con el estado de la pista y el coche. La temperatura iba a ser uno de los mayores dificultades que nos íbamos a encontrar. Al inicio de carrera rodaba los 38ºC grados en pista, y por supuesto, el aire acondicionado o las ventanillas bajadas no eran una opción eficiente, así que nos tocaba apretar los dientes y sudar como nunca bajo el mono.

El coordinador de cada equipo, formado por 9 personas, era el encargado de hacer la estrategia en pista: turnos de pilotos, media de consumo, paradas para repostar, cambios de neumáticos, y sobretodo para levantarnos el ánimo. El tiempo máximo de conducción por piloto estaba estipulado en una hora, y creerme, poco más podíamos hacer estando a ese nivel de concentración y exigencia física. Mi primer turno fue a las 19:30h, en ese momento nos encontrábamos en la 8º posición. El ritmo era bueno, en la media, pero el consumo de combustible que estaba haciendo por vuelta era algo elevado. Por radio, nuestro coordinador siempre atento nos pedía aumentarlo o disminuirlo según fuéramos y eso intentábamos. Algunos miembros del equipo, como yo, no teníamos experiencia de pilotaje, sin embargo en otros, podíamos encontrarnos a miembros como Fonsi Nieto, quien logró, obviamente, las mejores vueltas de carrera para su equipo.

Equipo AUTO BILD - TOP Gear España. Fotografía: Ford

La vuelta rápida de carrera la marcó el piloto Fonsi Nieto con un 02:08"Mi primer turno terminó cuando caía el sol, había realizado un consumo medio de 11.2 litros, y dado en torno a las 25 vueltas. La sensación de agobio era brutal, y a pesar de que el coche respondía a las mil maravillas -bendito sistema ESP- y los neumáticos duros se encontraban bien, el cansancio hacía mella en los tiempos por vuelta bajaron. La noche solo trajo la llegada de la luna, todo seguía igual, vuelta tras vuelta, no se paraba. Era el momento crítico, mentalmente tenías que estar preparado a después de unas 8 horas de carrera, saber que a las 4:00h podía tocarte de nuevo conducir, y así fue. Mi segundo turno fue mucho mejor, los tiempos mejoraron y además el consumo era mucho menor. La bajada de temperatura de la noche se agradecía tanto como el ver que nuestro primer cambio de ruedas -se encontraban en las lonas- no había sido todo lo lento que esperábamos.

La competición no paraba ni un minuto. Fotografía: Ford

Amanecía, y eso solo significaba que habíamos llegado al ecuador de la carrera, aún teníamos 12 horas por delante. De nuevo, las bajas temperaturas hacía que rodáramos más cómodos, los neumáticos se desgastaban menos y el consumo de combustible también al no condensarse los gases. En torno al mediodía, comenzaba mi tercer turno, todo bien, el Circuito del Jarama se había convertido en algo tan familiar como el camino en metro hasta casa. Una serie de problemas con la bomba de combustible afecto a diversos equipos, también al nuestro, aunque finalmente la organización solo premió con más vueltas y combustibles a los que peor habían salido parados. Eso hizo que bajáramos posiciones, y antes de darlo todo por perdido nos pusimos a pensar en alguna estrategia para recuperar al final, y cuando digo final es en las 20 últimas vueltas del total rodado a lo largo de 24 horas.De infarto.

Nuestra Fundación AIPC Pandora recibió un premio de 5.000 eurosTras la comida todo estaba claro, la idea era hacer tres turnos con los miembros del equipo que menos gasto de combustible generaran y un último turno el compañero del equipo que más rápido podía rodar con una amplia cantidad de combustible. Nos la jugábamos todo a una con él, era o empezar a adelantar recuperando vueltas (se dice pronto) a varios, o quedarnos sin combustible en mitad de la pista y terminar la carrera últimos. Y sí, lo estábamos consiguiendo, rodamos vuelta tras vuelta a 2:20", nuestras mejores vueltas de toda la jornada, recuperábamos un puesto, y otro, pero el tiempo se nos echaba encima y la bandera a cuadros dio por finalizada la carrera. Los neumáticos estaban totalmente lisos y los discos de freno echaban humo a la entrada en boxes, pero estábamos muy contentos, habíamos logrado remontar.

Entrega de premios. Fotografía: Ford

Era el turno de hacer piña, recibir las felicitaciones de los participantes, miembros de Continental, BP, Ford, por todo el esfuerzo y recibir el cheque que iría destinado a nuestra fundación. Toda una experiencia.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.