En las espesuras de la Sierra Madre Occidental de México se encuentra el puente más alto del mundo: el Baluarte Bicentenario. Se trata de un puente atirantado con una impresionante altura de 402 metros y un eje central que atraviesa 520 metros de largo y una longitud de 1,124 metros.

Fue inaugurado el 5 de enero del 2012 y pasó a la cabeza de los puentes más altos del mundo; despojando de la primera posición al Viaducto de de Millau de Francia; puente que cuenta con una altura 343 metros. En su parte central alcanza cruza un barranco de una altura de 390 metros debajo de la cubierta; esto es poco más alto que la famosa Torre Eiffel.

El Baluarte Bicentenario tiene una impresionante altura de 402 metros

El Baluarte Bicentenario está ubicado en la región noroeste de México, específicamente en los límites de los estados de Durango y Sinaloa, sobre la Autopista Durango-Mazatlán. Su ruta conecta la importante comunicación entre las costas de los oceános Pacífico y el Atlántico; así como todo el norte del país pues esta comunicación beneficia a toda la región en donde se encuentran ciudades importantes como: Monterrey, Gómez Palacio y Torreón.

Su construcción comenzó el 21 de febrero de 2008 y tuvo un costo de 2,450 millones de pesos; el proyecto estuvo a cargo del ingeniero Salvador Sánchez Núñez de Grupo Tradeco y fue realizado por un consorcio formado por Tradeco Infraestructura, Idinsa & Corey y VSL México, quienes contratados en mayo de 2007 por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de México. Por las características de la zona, el proyecto exigió un gran esfuerzo pues no existían con anterioridad rutas de acceso a esos inhóspitos lugares.

También hubo que construirse un área de al menos 7 hectáreas con todas las instalaciones necesarias para los trabajadores que realizaron esta obra: campamentos, oficinas, talleres, dormitorios, comedores, enfermerías, plantas de tratamiento de aguas negras y jabonosas, canchas de fútbol, estacionamiento, almacenes. Está área exigió una subestación eléctrica para las instalaciones de los poco menos de 1,500 trabajadores que llevaron a cabo el puente.

Cruzar por el puente ahorra hasta tres horas de camino

No deja de sorprender el trabajo de ingeniería de puentes de este tipo y otros puentes especiales que facilitan las comunicaciones de ciudades completas; ahorran tiempo y cambian el paisaje para siempre, aunque son la oportunidad perfecta para demostrar la inmensa capacidad de los especialistas en esta área para responder a los retos más complicados.

Para todos los que conocen o han escuchado sobre el Espinazo del Diablo no será ajeno que este nombre está relacionado con peligro. Y es que esta carretera es considerada como peligrosa aunque la belleza de sus barrancas también es innegable. La intención de la moderna la carretera Mazatlán-Durango en donde se encuentra el Puente Baluarte Bicentenario es precisamente remplazar al Espinazo del Diablo y propiciar un ahorro de tiempo de hasta tres horas de camino. Se estima que por su doble carril en ambos sentidos, unos 3,000 autos transitan diariamente este espectacular puente que cuenta un sistema de tirantes en abanico integrado de 152 tirantes.