Las 24 Horas de Le Mans, la carrera de resistencia más mediática, exige un grado de preparación muy elevado. Solo los mejores corren aquí y por ellos sus equipos emplean todas las herramientas a su alcance. Ford Perfomance comenzó en mayo de 2014 a trabajar en el Centro de Soporte Técnico que la marca tiene en Concord, Massachusetts, y los resultados podremos verlos este fin de semana.

El Ford GT que usarán los pilotos es la culminación de muchos años de trabajo en materia de innovación centrada en tres aspectos: aerodinámica, reducción del peso y propulsores EcoBoost con doble turbo y seis cilindros en uve, un motor que ya ha alcanzado la segunda generación.

Para que un piloto pueda prepararse para correr una carrera en un circuito que no es permanente y que no está disponible durante el año para practicar es casi obligatoria la preparación en simulador. Y Ford tiene uno de los más completos entre los fabricantes de automóviles porque se usa para probar todos los vehículos que van a comercializarse.

50 años después, Ford vuelve a correr en las 24 Horas de Le MansLos ingenieros trabajaron para crear el circuito y el coche así como diversas condiciones climatológicas. De esta forma los pilotos pudieron practicar durante varios meses la relación entre diferentes ajustes en el coche con diferentes condiciones de pista.

Ford vuelve a las 24 Horas de Le Mans tras su última carrera en 1966, en esta edición competirán 12 pilotos a bordo de 4 vehículos del equipo Ford Chip Ganassi Racing en la categoría GTE Pro con contrincantes de la talla de Aston Martin, Ferrari y Chevrolet.