Con la llegada del buen tiempo, las terrazas y las playas se llenan de personas ávidas de disfrutar de las altas temperaturas y los rayos del Sol. Algunos, sin embargo, asocian el verano con la necesidad de estar morenos. Sólo que cuando el culto al bronceado se convierte en obsesión, podemos llegar a poner en riesgo nuestra propia vida. Eso es al menos lo que afirman los expertos en el Día Mundial del Melanoma, uno de los tipos de cáncer más preocupantes en la actualidad.

El melanoma es un tumor maligno cuya incidencia ha aumentado más rápidamente en los últimos años

"El melanoma es uno de los tumores malignos cuya incidencia ha aumentado más rápidamente en los últimos años", alertan desde la Sociedad Española de Oncología Médica. ¿La razón? Según explica a Hipertextual el Dr. Antonio Tejera Vaquerizo, del Servicio de Dermatología del Instituto Dermatológico GlobalDerm, "las evidencias actuales suponen que es el hábito de exposición solar el principal responsable de este aumento".

De acuerdo con el Dr. Iván Márquez, portavoz de SEOM y oncólogo médico del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, dos factores explican este incremento. Por un lado, el hecho de que la gente esté más concienciada, de manera que melanomas que antes pasaban desapercibidos hoy son detectados de manera precoz. Por otro lado, el especialista alude a la "exposición solar de esos pacientes en la infancia", cuando la sociedad no era tan consciente de los peligros de las quemaduras solares.

Los peligros de la radiación ultravioleta

La radiación ultravioleta, tanto la que tomamos del Sol como las artificiales a través de cabinas de bronceado, provoca las alteraciones en el ADN de los melanocitos, las células de la piel que luego proliferan de manera incontrolada. "La moda del autobronceado artificial con radiación ultravioleta, y en su forma más radical denominada tanorexia, se ha relacionado claramente con un aumento del número de melanomas como así lo ha reconocido la Organización Mundial de la Salud", comenta el especialista en dermatología. Esta es la razón por la que la propia OMS ha desaconsejado el uso de cabinas de bronceado para menores de 18 años.

Una opinión en la que también Márquez, que incluso va un paso más allá. "Está demostrada la relación entre las cabinas de bronceado con el cáncer de piel de tipo melanoma y no melanoma. Si por mí fuera las prohibiría, como el tabaco. Pero como el tabaco tampoco está prohibido, por lo menos debería advertirse a los clientes de estas cabinas que existe riesgo de tumores que incluso pueden matarle. Si en las cajetillas de tabaco hay fotos de tumores, quizá debería haber imágenes de melanomas en esas cabinas", señala a Hipertextual el portavoz de SEOM.

La moda del autobronceado artificial se ha relacionado claramente con un aumento del número de melanomas

Hace algunos años también se puso de moda el Melanotan, una hormona que produce un bronceado a los que la consumen, según afirma Tejera. Este tipo de "autobronceadores" no está comercializado, pero sigue existiendo un mercado ilícito para su adquisición. "Han sido descritos casos de personas que tras el uso de esta hormona se han evidenciado cambios en sus nevus [lunares] o incluso la aparición de melanomas, aunque no está muy claro. Son medicamentos que pueden tener efectos secundarios importantes como crisis hipertensivas", sostiene el experto.

melanoma
Evil Erin (Wikimedia)

Tejera comenta a Hipertextual que este tipo de casos son "anecdóticos". El peligro más habitual sigue siendo tomar el Sol sin protección y obsesionarse con el bronceado artificial. "Creo que la sociedad está cada vez más concienciada y la relación exceso de Sol-cáncer de piel es un hecho ampliamente conocido hoy en día. Otra cosa es ponerla en práctica", apunta el dermatólogo. Aunque cada vez hay más personas protegidas de forma adecuada, especialmente niños, seguimos lejos de una "concienciación plena".

Como ejemplos, Tejera enumera a las personas que pasean o se bañan en horas inadecuadas, a los individuos que disfrutan de excesivos períodos de baños de Sol o el número de espaldas rojas que podemos ver cualquier día en la playa. Márquez también coincide en esa opinión. "Cuando en los telediarios salen las típicas noticias en verano de "este año las playas están abarrotadas, etc." y enseñan a personas tumbadas al Sol del mediodía, sin advertir que esa conducta no es sana, creo que se está haciendo flaco favor", comenta el experto.

Los avances contra el cáncer de piel

Según la Dra. Noelia Martínez Jáñez, de la Sociedad Española de Oncología Médica, "el melanoma representa el 4% de todos los tumores malignos de la piel, aunque es el responsable de 80% de las muertes por este tipo de tumores". Estos datos recuerdan la necesidad de revisar cualquier tipo de lesión cutánea ya que, en opinión de Tejera, "cuanto antes de diagnostique mejor para el paciente". El pronóstico de un paciente con melanoma depende proporcionalmente del grosor en profundidad de su melanoma, por lo que se debe promover el diagnóstico precoz.

La prevención de cualquier lesión cutánea y la fotoprotección son claves en la lucha contra este cáncer

Y es que la principal terapia contra este cáncer de piel es su extirpación lo antes posible. En palabras de Márquez, "el mejor tratamiento, además de una buena protección y exposición responsable al Sol (aunque esto sería prevención), sigue siendo la cirugía, cuando ha aparecido la enfermedad en estadios precoces. Cuando se detecta a tiempo, las posibilidades de cura son muy altas, y por eso hay que ir al dermatólogo ante la duda".

Tras la intervención, "se evalúa la posibilidad de la extensión de la enfermedad a otros órganos mediante pruebas de imagen o la biopsia del llamado ganglio centinela", explica Tejera a Hipertextual. La aparición de terapias como el interferón o anticuerpos monoclonales como ivolumab y pembrolizumab han mejorado el pronóstico de este cáncer. En los últimos cuarenta años, según SEOM, se ha incrementado un 10% la supervivencia a este tumor gracias a los tratamientos innovadores y a las campañas de prevención. "Cuando hay metástasis, a día de hoy no podemos hablar de curación, pero los avances en la oncología médica de los últimos seis años en melanoma nos han permitido hablar ya de largos supervivientes, algo impensable en 2009", apunta Márquez.

En los últimos tiempos, también han aparecido análisis genéticos que tratan de predecir las posibilidades de metástasis en el futuro. Uno de esos exámenes es el test DecisionDx Melanoma, desarrollado por la compañía biotecnológica Castle Biosciences y vendido en España por Laboratorios Leti. "Consiste en determinar a partir de tejido tumoral la expresión de 28 genes que intervienen en distintas funciones celulares. Según un algoritmo de la empresa que lo comercializa se determina finalmente un riesgo bajo o alto a tener metástasis", explica Tejera.

Nuevos tratamientos, análisis genéticos y campañas de concienciación servirán para disminuir la incidencia del melanoma

Análisis de ADN como estos podrían tener un impacto positivo en el futuro. Sin embargo, como señala el experto, "están validados sobre poblaciones aún pequeñas y no tenemos ensayos clínicos que avalen su utilidad". Por estos motivos, los exámenes genéticos podrían ayudar en el tratamiento del melanoma si prueban su eficacia. A juicio del dermatólogo, podrían ser incorporados al sistema nacional de salud "siempre y cuando demuestren que son útiles a la hora de ofrecer a estos pacientes una alternativa terapéutica eficiente". Márquez opina de manera similar, al sostener que "a día de hoy, no tienen una implicación clínica clara", por lo que se necesitan más estudios clínicos en profundidad para valorar su interés.

El reto fundamental en la lucha contra el melanoma es la prevención, "como en casi todo lo referente en oncología", aclara Tejera. Comprender los efectos adversos del exceso de radiación ultravioleta será fundamental para reducir el número de casos de este tipo de cáncer de piel. En países donde el melanoma es un grave problema de salud, como Australia o Nueva Zelanda, grandes campañas de concienciación y medidas de fotoprotección están consiguiendo ya una disminución en la incidencia de los melanomas. Su éxito debe ser recordado en un día como hoy para protegernos del Sol y evitar la aparición del cáncer.