Los tres gigantes tecnológicos chinos están pasando por una época turbulenta. Baidu, Tencent y Alibaba atraviesan cada uno problemas distintos. Baidu en concreto busca una expansión hacia occidente y más mercados para continuar con su crecimiento. Pero el gobierno de Beijing quiere seguir manteniéndolo bajo su puño de hierro.

baidu censura china 3

En una muestra de desafío, Baidu ha decidido eliminar la censura en el término 虫堂臂挡车 (táng bì dāng chē) , uno de las formas de hablar del manifestante anónimo que se puso delante de los tanques en la plaza de Tiananmen en 1989 —El gobierno Chino ha liberado a uno de los protestantes hace unos días, 27 años después—, posiblemente el caso más icónico entre las miles de censuras de Internet que Beijing ha realizado, con la lista aumentando cada día.

El término es ampliamente burlado por disidentes. Puede ser traducido también como “mantis contra vehículo” o “gusano contra rueda”. Una expresión que se utiliza en mandarín para referirse a alguien que sobreestima sus capacidades.

baidu censura china 2

baidu censura china 1

La retirada del término de la lista de palabras con la que Baidu se autocensura —por orden del gobierno— llevará a Robin Li, CEO de Baidu, a un enfrentamiento directo con el presidente chino Xi Jinping, para quien el control de Internet es primordial.

"China debe mejorar la administración del ciberespacio y trabajar para asegurar contenido de alta calidad con voces positivas y crear una cultura positiva y saludable que sea una fuerza para el bien"

La frase podría venir de una caricatura del fascismo en una película de ciencia ficción distópica, pero es una frase del presidente Xi Jinping, en una reunión con líderes de Huawei y Alibaba, entre otros.

La noticia ha saltado a WeChat, el servicio de mensajería más popular del país, donde el enlace a los resultados de búsqueda ha corrido como la pólvora. Las repercusiones para la empresa pueden ser muy duras. Pero primero debemos conocer el origen de desafío, y cuánto dura el término sin censurar. Podría ser un pequeño grito ahogado entre más dosis de censura, o iniciar una nueva etapa.