Si en 2020 tenemos que ver los primeros coches con 400 o 500 kilómetros de autonomía antes tenemos que estar dos o tres años con vehículos que lleguen a los 300 kilómetros de homologación, unos 200 kilómetros reales al fin y al cabo, pero el doble de lo que era habitual hasta hace pocos años. En lo que llevamos de año han sido actualizados los 3 modelos de coches eléctricos más vendidos tanto en Europa como en Estados Unidos: el Nissan Leaf, el Renault ZOE y el BMW i3. Si bien no todos llegan a los 300 kilómetros, comenzamos a ver densidades y capacidades de las baterías que animan a pensar de forma optimista: en 2020 podremos comprar un coche eléctrico sin el pánico a quedarnos *tirados*.

Y para llegar a esto 2016 parece que será un año muy importante. Con Nissan, BMW y Renault comenzando a presentar opciones más interesantes aunque aún escasas falta que lleguen las alternativas de Ford, el grupo VAG, los fabricantes japoneses y el resto de marcas francesas.

Este año es probable que veamos a finales del curso filtraciones y presentaciones de coches eléctricos que superarán esta barrea psicológica pero que no llegarán hasta el próximo año, pero serán presentaciones que unidas a los actuales modelos eléctricos harán que 2016 se caracterice por ser el año de la autónomía. El primer año en el que puedes comprar un coche eléctrico sin tener el agobio de cargarlo todas las noches ni de sufrir si nos salimos de nuestra ruta diaria.

Ni siquiera el i3 llega a 300 kilómetros reales, solo bajo ciclo de homologación europeo, pero es una mejora significativa.

300 kilómetros de autonomía, unos 200 reales y 150 si queremos conducir sin ser eficientes, nos permiten ir a trabajar, poder hacer recados y hacer pequeñas escapadas de fin de semana a menos de una hora de casa siempre y cuando exista un enchufe donde vayas. Con 300 kilómetros en ciclo de homologación europeo (180 sobre el estadounidense, mucho más cercano a la realidad) comienza a cobrar sentido un coche eléctrico pero es tan solo un paso más para llegar a 2020 con vehículos eléctricos que nos ofrezcan 500 kilómetros de autonomía. Un model S puede equipar baterías de 90 kWh mientras que un compacto no sobrepasa los 20 kWh hasta ahora, que llegan hasta los 30 kWh como el BMW i3 que acaba de ser actualizado. En el momento en el que veamos un compacto con baterías con una capacidad de 50 kWh será el momento de la compra en masa de coches eléctricos.

¿Y por qué no todos los fabricantes han presentado coches eléctricos? Porque es probable que estén trabajando directamente en desarrollar modelos que en 2018 ofrezcan algo novedoso y que salgan al mercado cuando todos estos fabricantes que han presentado sus opciones eléctricas tengan que lanzar la segunda generación. Que no estén mostrando resultados nos significa que no estén trabajando con fuerza en este campo y más cuando la competencia públicamente presenta productos interesantes que de una vez pueden solucionar problemas más que generarlos.

Un coche con 100 kilómetros de autonomía solo sirve para comenzar a promocionar al coche eléctrico. En 2016 se abre la senda de los 300 kilómetros de autonomía, antesala de los 500 que llegarán en menos de 5 años, un momento perfecto para que muchos podamos plantearnos cambiar de vehículo a uno eléctrico.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.