La forma en la que Killer Instinct volvió a la industria era de esas que no invitaba a la esperanza. Su anuncio parecía forzado, por el simple hecho de demostrar que Xbox One también le haría caso al pasado, y su modelo de negocio no daba para ser demasiado optimista.

Pasaron los meses, e igual que con la propia consola, se fueron derribando los prejuicios a base de decisiones acertadas y de anteponer el diseño y la calidad del concepto por encima de microtransacciones Pero cuando todo empezó a funcionar, Amazon decidió adquirir Double Helix, el estudio encargado del juego, para su incursión en el terreno de los videojuegos. Así, el estudio americano Iron Galaxy tomaba el relevo en medio de la polémica y, sobre todo, las dudas sobre el futuro de la marca..

De nuevo, Killer Instinct volvió a salir a flote despejando cualquier tipo de dudas con una segunda temporada que añadió contenido interesante y, sobre todo, perfeccionó el existente. Ahora, un año después, toca repetir la fórmula con la llegada de una tercera temporada que añade, cambia y retoca a todos los niveles. Pero antes de entrar en materia y desgranar las novedades, recomendamos la lectura del análisis de la versión original del juego para conocer más sobre las mecánicas y el diseño del juego.

Las novedades de peso vuelven a ser los luchadores añadidos: regresan clásicos de Killer Instinct 2 como Kim-Wu y Tusk a la vez que debutan Rash y El Inquisidor, míticos personajes venidos de Battletoads y Halo respectivamente. De esta forma, y con los rumores de la posible llegada en el futuro del Coronel Raam de Gears of War, parece que Iron Galaxy empieza a coquetear con el planteamiento de un crossover como el excelente Super Smash Bros o el malogrado PlayStation All Stars Battle Royale. Si me preguntan a mí, creo que Microsoft por su corta vida no tiene un catálogo tan interesante.

Pero aquí lo importante es que las cuatro adiciones son bastante acertadas y aportan variedad y profundidad al plantel. Kim-Wu es una luchadora directa con múltiples agarres y que centra su poder ofensivo en sus nunchakus; Tusk es un personaje algo lento y tosco que equilibra la balanza con su mayor rango y potencia de ataque gracias a su espada; Rash es una versión vitaminada de la rana que muchos recordamos de Battletoads, con potentes pero rápidos ataques cuerpo a cuerpo (hay agarres calcados a los que vimos en SNES); por último, el Inquisidor es, posiblemente, el más versátil del conjunto al combinar ataques a distancia con granadas de plasma o su rifle con el uso de la espada en las distancias cortas.

Lo peor de Killer Instinct es, quizá, su genérico diseño artístico

Como suele ocurrir en este tipo de desarrollos y modelos de negocio, es fácil que los personajes que llegan más tarde estén un tanto sobrepotenciados, llamando así la atención de aquellos indecisos sobre pagar o no el precio que cuestan. El Inquisidor puede ser un claro ejemplo: uno de los personajes más emblemáticos de una de las sagas más emblemáticas de Microsoft, diseñado y adaptado con un mimo sobresaliente y con un desempeño ligeramente superior a la media. Nada, eso sí, que no pueda corregir un futuro parche dedicado al equilibrio del plantel, como el que acompañada el lanzamiento de esta tercera temporada.

Cada uno de los personajes llega acompañado de diversos trajes y una canción única. Además, son tres escenarios los que se añaden a la lista (un número inferior al de temporadas anteriores debido al tiempo invertido en mejorar gráficamente los existentes). También llega un lavado de cara a los menús, la pantalla de selección de personaje y escenario y la opción de elegir el tema musical a sonar, entre otros añadidos ‘menores’.

Pero el principal cambio en lo visual es, sin duda, la mejora gráfica que se ha implementado en esta tercera temporada. Ya en la segunda temporada se mejoraron ciertos efectos y elementos visuales pero, de nuevo, Iron Galaxy hace un trabajo excepcional a la hora de llevar un poco más allá la calidad gráfica de Killer Instinct. En lugar de quedarse en un simple maquillaje, basta con ver un par de imágenes del antes y el después para notar la evidente y muy bienvenida mejoría.

En el futuro cercano esperan novedades más que interesantes: Shadow Lords, un completo y profundo modo para un jugador llegará en una fecha por confirmar mientras que Mira y Gargos, nuevos personajes, llegarán este mes de abril y en mayo respectivamente. Otros dos personajes por anunciar (volvemos al rumor del General Raam) llegarán en junio y julio, aterrizando el último de la mano de un nuevo modo multijugador por especificar. Y todo ello compatible, desde ya, con Windows 10 y las opciones crossbuy y crossplay entre PC y Xbox One.

Fui el primero que recibió con dudas el anuncio de Killer Instinct y, más aún, la continuidad del desarrollo en manos de Iron Galaxy tras la salida de Double Helix. Me alegra enormemente reconocer mi error tras comprobar de primera mano como el trabajo duro y el mimo y cariño que el estudio ha volcado en el proyecto se convierten en un sobresaliente juego de lucha al que ni Microsoft ni los usuarios están prestando la atención que merece.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.