¿Para qué vas al concesionario a probar un coche? Lo primero es para verlo, pero lo segundo y tercero incluye a los sentidos del tacto y el olfato, sin tocar u oler un coche es más fácil que no lo compres por eso existen departamentos en casi todos los fabricantes que se encargan de conseguir que la experiencia de probar un coche sea lo más apetecible posible desde el punto de vista del tacto.

El trabajo que realiza un ingeniero del tacto en los departamentos hápticos de los fabricantes se centra en el mundo de las percepciones, algo que puede parecer subjetivo y complicado de analizar pero que es posible medir, analizar y determinar qué es lo que debe realizarse.

Hasta 3 años por cada nuevo vehículo son necesarios para analizar el tacto un coche, de todos los elementos que lo forman.

Para poder lanzar un coche nuevo a producción se necesitan hasta 150 test a ciegas y análisis de piezas de forma individual. Para estas pruebas la persona que las realiza se tapa los ojos para que pueda centrarse en sensaciones de deslizamiento como la dureza que transmite un material. Estos test tienen una finalidad muy importante: ofrecer la máxima sensación de calidad posible a través del tacto.

Y valga un ejemplo: todas las teclas o botones de un coche tienen que ofrecer la misma sensación al tacto e incluso si las acciones son muy diferentes deben ofrecer algo diferente para que el conductor sin necesidad de desviar la mirada de la carretera sepa que ese botón es especial. Eso sí, todas las teclas deben tener la misma armonía entre ellas.

## ¿Pero qué pasa con este departamento con la tendencia en la eliminación de botones en pro de pantallas?

El análisis háptico está siempre en continua evolución adaptándose también a las tecnologías del futuro: ahora, por ejemplo, la tendencia es que los botones vayan desapareciendo y que la pantalla táctil gane terreno. Este departamento tiene entre su lista de tareas definir los diferentes espacios donde posiciones los objetos que un conductor suele necesitar a mano, una especie de departamento de UX enfocado a la experiencia del usuario en el interior de los coches. No todo es experiencia de usuario en materia de tecnología sino que, por ejemplo, el maletero o los huecos en el interior son muy importantes.

Elegir dónde debe colocar el conductor el smartphone o el portátil es importante porque el tacto que debe tener ese hueco debe ser especial. En el caso de un smartphone debe ser un soporte seguro y que garantice suavidad para evitar que se arañe. El ingeniero del tacto se encarga también de aportar orden en el interior del coche y asegurando su funcionalidad.

Estudiar el tacto que debe tener un coche aporta al conductor y pasajeros la originalidad y la sensación que desde el departamento de negocio quieren transmitir: calidad, robustez, suavidad, confort… muchos son los atributos que debe analizar un ingeniero del tacto para que el cliente reciba lo que el fabricante quiere transmitir.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.