Las fábricas de vehículos están tremendamente robotizadas pero si queremos ofrecer un automóvil premium o con notas que lo hagan diferente al del resto de coches del segmento, se necesitan los sentidos humanos para garantizar un producto perfecto. Trabajos como la cata de vinos o la afinación de pianos requieren de expertos en la materia con una sensibilidad especial de sus sentidos y para realizar el motor del Ford Focus RS (y que pueda sonar como Ford cree que debe hacerlo) se necesita un escuchador de motores.

En un mundo en que la fabricación de productos cada vez más se lleva a cabo con la utilización de dispositivos de alta tecnología, Ford considera que, para determinadas pruebas, no hay nada mejor que un buen par de oídos para garantizar que el nuevo Focus RS logre un rendimiento óptimo. Operarios con un alto nivel de preparación llevan a cabo pruebas que confirman el perfecto funcionamiento del motor EcoBoost 2.3 litros de 350 CV antes de que sea instalado en el vehículo.

¿Cómo se forma un escuchador de motores?

escuchador de motores

Los empleados de la planta de producción de Ford en Almussafes (Valencia) aprenden a identificar defectos utilizando una serie de motores “defectuosos” especialmente preparados que destacan el sonido que necesitan detectar. Después de varios meses de supervisión y entrenamiento, los miembros de este equipo están cualificados para llevar a cabo las pruebas intensivas de un minuto de duración en una de las 18 cabinas insonorizadas situadas al final de la línea de montaje. En el siguiente vídeo puedes descubrir su trabajo:

El Ford Focus ST, Galaxy, el S-MAX y el Mondeo también son revisados por un escuchador de motores.

Tras la formación, el equipo de escuchadores de motores se enfrenta cada día a unos 2.000 propulsores en la planta que el fabricante tiene en Valencia. Si los ingenieros escuchan algún repiqueteo o silbido, sonidos típicamente asociados con problemas como un conducto de lubricación bloqueado o un diente de engranaje dañado, se separa el motor para realizar más comprobaciones y se soluciona el problema. De este modo, la calidad del proceso de fabricación mejora de manera continua.

El escuchador de motores es una pieza fundamental para la producción de coches especiales puesto que están destinados a clientes que buscan la perfección.