Hay un nuevo drone en la ciudad y lo suficientemente imponente como para estar considerado como el más espectacular de los drones civiles. DJI ha puesto en el mercado su drone más potente hasta la fecha; en parte centrado al mercado profesional, pero igual de espectacular para todos aquellos que quieran dar una vuelta de tuerca a esos de volar aviones no tripulados con la facilidad de una coche teledirigido.

El M600, que tiene nombre más de Terminator que de UAV, llega con la intención de hacer las delicias de los productores de Hollywood. Un dispositivo con el que DJI quiere reivindicar el papel que ya tiene en las grandes producciones con un modelo de alto rendimiento, que es capaz de levantar en vuelo sin despeinarse una cámara de cine, con el peso que ello conlleva. Y ahí está la fortaleza del DJI M600: sobre el papel es casi el mismo drone de la compañía que la línea profesional anterior, pero que dobla especificaciones y el límite de peso que puede levantar.

Los sistemas del DJI M600 le permiten transmitir en vivo imágenes de 1080p y 60fps a más de 4 kilómetros de distancia, y es el más preciso de la familia de drones de DJI gracias a sus sistemas GPS y a los tres IMU, que le permiten determinar su posición de forma muy ajustada y repetir una trayectoria de vuelo con una precisión de centímetros.

El DJI M600 ya está disponible para todos aquellos que quieran experimentar lo que es un drone de alta potencia y prestaciones. Eso sí, para hacerlo hay que desembolsar los casi 4000 euros que cuesta, equipo de grabación aparte.