Dark Souls 3 es un videojuego sobresaliente, pero también es una experiencia dura y sin concesiones tanto para los veteranos como, más todavía, para los recién iniciados en la franquicia. Es por ello por lo que hemos tenido a bien realizar una recopilación de consejos y advertencias para todo aquel interesado en recorrer las tierras de Lothric.

En el presente artículo encontraréis tanto consejos orientados a aquel que no ha jugado jamás un título de la franquicia como avisos a los jugadores más experimentados que quieran empezar la aventura prevenidos de algunos de los peligros que ésta aguarda. Empecemos.

## No te compliques más de lo necesario con la clase

Lo primero que tendréis que hacer en Dark Souls 3 será crear vuestro personaje y elegir una clase para el mismo. Son muchas y muy variadas las opciones que From Software nos brinda pero, si hablamos de vuestra primera partida, lo más recomendable suele ser decidir entre las que potencien las estadísticas principales. El caballero, por ejemplo, es una de las clases con más vida y fuerza y, sobre todo, cuenta con una armadura, una espada y un escudo que os podrán servir durante muchas horas. Por contra, si queréis trastear con algún que otro hechizo, el piromántico es la clase más recomendable para los iniciados.

## Qué regalo elegir

Una de los apartados que más suele desconcertar a la hora de crear nuestro personaje en la saga es el de los regalos. Aquí, bautizados como «regalo de entierro» encontramos items muy diversos y que, en mayor o menor medida, pueden ser de utilidad en nuestra aventura. En el caso de Dark Souls 3, quizá el mejor regalo para muchos aventureros sea ese «Anillo de vida» que aumentará notablemente vuestra barra de salud. No solo por el hecho de la evidente (y necesaria para muchos) mejora si no porque una inmensa mayoría del resto de opciones se encuentran antes o después, sin demasiado problema, en la aventura.

## Aprendiz de todo, maestro de nada

Será muy tentador, en vuestra primera partida, el intentar picotear entre todo lo que ofrece el juego: armas pesadas, armas ligeras, milagros, piromancias, hechizos oscuros, etc. El mejor consejo aquí es intentar centrar vuestro estilo de juego y no ir a por una build de personaje todoterreno y que os lleve a no ser lo suficientemente destacable en ningún aspecto como para seguir avanzando sin problema. Aquí, lo clásico siempre funciona y completar el juego a base de aumentar vitalidad, fuerza o destreza (o ambas, según el arma que elijáis) y resistencia no será un problema. Pequeño dato: los beneficios de cada subida de una estadística en concreto comienzan a ser marginales al sobrepasar los 40 puntos. Intentad tener una build equilibrada antes de sobrepasar dicha cifra.

Si por un casual creéis que vuestro personaje no es todo lo eficiente que debería, no desesperéis. Llegado un punto en el juego cierto NPC os permitirá redistribuir vuestros puntos de habilidad.

## Controla tu barra de energía

Puede parecer de perogrullo pero se cuentan por cientos los soldados caídos por envalentonarse e ignorar la barra verde situada bajo la vida del personaje. Cada ataque, movimiento evasivo o sprint consume energía y será muy fácil que, al principio, os quedéis vendidos cerca del enemigo y sin la energía suficiente para esquivar o golpear. Gestionar bien dicha stamina e intentar no dar más golpes de la cuenta en cada momento es un paso clave para salir airoso de nuestros enfrentamientos. E importante, tener el escudo alzado ralentiza enormemente la regeneración de energía con lo que es inteligente procurar alejarse del enemigo y bajarlo para recuperarla cuanto antes.

## Inspecciona cada objeto, vale la pena

Si es vuestra primera experiencia con un juego de From Software caeréis pronto en la cuenta de que no es un juego que os lo dé todo mascado. Es por ello que, tanto para conocer detalles de su historia y trasfondo como para saber sus detalles y cualidades, inspeccionar cada objeto que recibamos es un factor clave. Conocer qué le ha pasado a según qué enemigo con el que nos topemos o qué ocurrió en cierta zona a raíz de consultar objetos que encontremos no tiene precio.

## Aprovecha las herramientas del juego

Muchos de los jugadores de la franquicia defenderán que la verdadera “experiencia Souls” consiste en completar el juego sin recurrir a ningún tipo de ayuda. Eso está muy bien para más adelante pero, si sois recién iniciados, tened muy en cuenta la posibilidad de invocar ciertos NPC en momentos concretos de la aventura, sobre todo antes de los enfrentamientos con ciertos jefes finales. Además, de esta forma podréis continuar las questlines de algunos de esos personajes controlados por la máquina.

## Aprende de la muerte

Esto es Dark Souls. Vas a morir, debes asumirlo. Las primeras veces pueden terminar siendo realmente desesperantes pero, poco a poco, sabréis aprender de cada una de las muertes. De hecho, en según qué situaciones lo más inteligente será enfrentar un jefe final o una zona concreta asumiendo previamente nuestra muerte pero atendiendo con nuestros cinco sentidos con tal de aprender rutinas de ataque, descubrir secretos y un largo etcétera. Intentad, eso sí, no llevar muchas almas con vosotros en esos momentos.

## Cofres y muros que guardan secretos

No al nivel de Dark Souls II pero esta tercera entrega incluye múltiples muros ilusorios y mímicos. Lo primero son paredes que se desvanecen al ser golpeadas (por nuestro arma o al rodar contra ellas) y guardan caminos o localizaciones secretas mientras que lo segundo son cofres que se convierten en horrendos enemigos que intentarán comeros por todos los medios. Lo mejor será que os acostumbréis desde el inicio a golpear los cofres antes de abrirlos. Si veis una barra de vida, ¡mímico!

## ¿Armas rápidas? Atento al enemigo cerca del Santuario

Si optáis por construir un personaje centrado en armas rápidas y de poco peso, deberíais prestar mucha atención a cierto enemigo que encontraréis al lado del Santuario del Enlace de Fuego (tras el primer jefe del juego). Si conseguís acabar con él, dejará un conjunto de equipamiento y un arma que ha funcionado muy bien toda la saga y con la que podréis completar el juego sin problema.

Pequeño truco: podréis tirar a dicho enemigo al vacío, descansar en una hoguera y volver al lugar de su muerte para encontrar los objetos.

## Otros consejos

– Si la cosa se complica, céntrate en repetir ciertas zonas (o jefes finales, haciendo que te invoque otro jugador) para conseguir almas y subir de nivel.
– No sientas vergüenza por huir en ciertos momentos e intenta siempre llevar los enfrentamientos a campo abierto.
– Intenta no mejorar muchas armas distintas ya que los materiales utilizados son escasos. Encuentra pronto «tu arma» y súbela al máximo conforme puedas.
– En tu ficha de personaje, arriba a la derecha, verás un porcentaje: es tu nivel de carga. Intenta no sobrepasar el 70% con tal de rodar de forma ágil.
– Las weapon arts (se utilizan con L2/LT) pueden ser muy útiles según el arma y la situación. Experimenta con cada arma.
– ¡No uses las almas de los jefes finales para subir de nivel! Al menos no hasta que cierto NPC no te haya comunicado su otro uso.
– El centrar la cámara en un enemigo es muy útil casi siempre pero habrá ciertos enemigos contra los que sea más inteligente utilizar la cámara libre.
– Si es tu primera partida y no quieres más dolores de cabeza, quizá no entrar en ningún pacto sea lo más inteligente.
– Disfruta cuando te pierdas e intenta no caer en la tentación de consultar adónde ir. La exploración es una parte vital de Dark Souls.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.