Seguro que has viajado a otros países y has necesitado moverte en transporte público y lo más normal es sentirse algo perdido al principio. Estás acostumbrado a la nomenclatura de autobuses de tu ciudad, a la forma de entender el coste de los billetes (por un viaje, por un tiempo determinado, por un tipo de transporte, por la forma de pago ya sea en efectivo, tarjeta, etcétera) e incluso limitaciones que pueda tener el servicio en ese país. El carsharing para turistas es una opción más dentro del abanico de posibilidades de movilidad que comienza a crecer con fuerza en muchas ciudades europeas.

Las iniciativas de carsharing para turistas se presentan como nuevas opciones de transporte dentro del turismo colaborativo. Aunque para moverse por el interior de la ciudad las flotas de coches eléctricos como Car2Go son muy útiles, existen plataformas que te permiten alquilar el coche directamente a un particular. Un sistema muy interesante tanto para el que alquila como para el propietario.

El carsharing para turistas ya es una realidad en España.

Por un lado, todos sabemos que no todos los propietarios de coches necesitan usarlo todos los días, quizá los fines de semana si existen dos coches en casa, uno pueda ser alquilado y así *ganar algo de dinero*. Eso sí, no sabes a quién se lo alquilas ni si lo cuidará como tú. La experiencia nos dice que con la economía colaborativa se tiende a cuidar las cosas como las propias, pero el riesgo existe y es real.

Desde el punto de vista del turista, puede alquilar un coche para moverse por la ciudad en la que esté y tener más libertad en su viaje. El carsharing para turistas les permite ahorrarse dinero frente a un alquiler convencional y en muchos casos tienen un abanico de coches más amplio, pero eso sí, también pueden estar en peor estado, aunque esto depende mucho de cada situación. Muchos turistas pensarán que alquilar un coche a un particular es garantía de que esté bien cuidado y alquilarlo a una empresa especializada pueda tener los coches en peor estado porque han pasado por muchos dueños temporales.

Como propietario de un coche lo que más me preocuparía es el seguro ya que este tipo de pólizas no cubren el alquiler entre particulares. Las empresas especializadas en carsharing para turistas suelen tener acuerdos con aseguradoras que den tranquilidad al dueño y al turista. Por ejemplo RideLink tiene un acuerdo con Allianz que cubre todos los coches durante los alquileres.

El carsharing para turistas comienza a tener fuerza en países como Reino Unido, en España acaban de aterrizar este tipo de aplicaciones y servicios, y su punto fuerte llegará en verano, cuando tendrá que demostrar que es una opción interesante y demandada.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.