El 25 de diciembre de 2003, la sonda británica Beagle 2 comenzaba su descenso hacia el planeta rojo. Se trataba de la primera cápsula europea que pretendía entrar en Marte, tras haberse separado días atrás de la nave Mars Express. Pero lo que iba a ser un gran éxito de la investigación de Reino Unido, se convirtió en un sonoro fracaso. El planeta rojo "engulló" a la Beagle 2 sin dejar ningún tipo de rastro.

El misterio sobre la sonda británica se esclareció el año pasado, cuando el programa Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA encontró a la desaparecida cápsula. A pesar de que la nave pretendía aterrizar en la región de Isidis Planitia, nunca más se supo de la sonda después de que esta entrase en la atmósfera marciana. Como explica el astrofísico Daniel Marín en su blog, "al ser una misión de bajo coste, la Beagle 2 no pudo enviar telemetría durante su descenso y era imposible saber qué había pasado".

Las fotografías tomadas por la cámara HIRISE del Mars Reconnaissance Orbiter mostraron que, al contrario de lo que se creía, la Beagle 2 había aterrizado con éxito en Marte. El fallo en el descenso no pudo deberse, como se pensó hace trece años, a los sistemas de aterrizaje y a los airbags. Los científicos de la misión, muy criticados dado el gran desembolso económico que supuso (65 millones de euros) siempre defendieron que el fallo pudo ocurrir por condiciones climáticas adversas. Tras el hallazgo de la cápsula, científicos del University College London han dado a conocer las imágenes más detalladas de la "tumba" de la Beagle 2 en Marte. Gracias a una técnica conocida como Super-Resolution Restoratio (SRR), los investigadores han difundido la superficie del planeta rojo con mayor resolución que nunca:

Con estas fotografías, los científicos de Reino Unido aportan más luz acerca del misterio que rodeó a la desaparición de la sonda Beagle 2. La pérdida de la cápsula británica fue un mazazo para la investigación en Reino Unido y, en general, para la Agencia Espacial Europea. Sin embargo, saber más acerca de este episodio también nos ayuda a conocer con más detalle la superficie del planeta rojo.