En el SXSW de 2015, Meerkat fue la estrella. Una señal premonitoria de que el vídeo personal en streaming compartido de forma masiva iba a ser parte de lo que marcaría el año en tecnología y comunicaciones. Lo cierto es que Meerkat se estrelló, y este mismo mes de marzo abandonó del todo la idea del streaming para reinventarse como red social, un mercado mucho menos saturado y monopolizado, claro. Periscope, propiedad de Twitter, fue quien acabó triunfando en el streaming personal, y Facebook le vio hace poco las orejas al lobo y también habilitó esta opción dentro de su app. Es fácil darse cuenta de qué actor se queda sin silla en el baile musical: Google, que lo tiene todo a su favor gracias al imperio YouTube. Y por ahí van los tiros: según VentureBeat, YouTube Connect será el nombre del servicio de vídeo personal en streaming de Google, yendo un pasito más allá en la facilidad y en lo personal que sus hasta ahora emisiones en directo.

El servicio, que tendría aplicaciones para iOS y Android, y por supuesto estaría plenamente integrado en YouTube, supondría la llegada por primera vez de emisiones en directo en esta plataforma desde los smartphones. A priori, las funciones serían las mismas que en Periscope o en las transmisiones de Facebook: comentarios, notificaciones de comienzos de emisiones por parte de usuarios a los que estamos suscritos, etc. El asterisco, que no contaría con la plena integración de Periscope en Twitter y Facebook en ídem. A estas alturas del año tiene todo el sentido del mundo asumir que, viniendo de una fuente fidedigna, será una de las novedades que veamos en el Google I/O 2016.