Como usuarios entendemos que un coche tiene una alta calidad cuando al tomar baches o curvas con nuestro coche no hacen ruidos raros (chirridos o traqueteos) componentes como el salpicadero, los asientos o la consola central. En el lenguaje automovilístico se conocen como grillos y son una plaga conforme pasan los años de un coche. El desgaste de los materiales, la abrasión de la luz solar, el frío extremo o pequeños desajustes producidos por carreteras en mal estado u otros desperfectos suelen conllevar la aparición de estos ruidos capaces de hacer que quieras cambiar de coche. Eliminar los ruidos en los coches es el sueño de todo fabricante.

Imagina esto en todoterrenos, que acaban pasando una gran parte del tiempo surcando tramos muy complicados con zanjas, baches, asfaltos sin pavimentar, con grava, etcétera. Una vida que pone en apuros al mejor todoterreno y por ello se simulan estas situaciones para poder desarrollar salpicaderos y piezas específicas para estos coches, coches que van a sufrir mucho durante su vida. O simplemente circula con tu coche por el centro de ciudades como Roma, si lo sufre tu espalda, lo sufre el coche.

Ford es el único fabricante del mundo que emplea este tipo de simuladores móviles.

Ford pone a prueba todos sus vehículos contra este tipo de situaciones para evitar en la medida de lo posible la aparición de los tan temidos grillos sometiendo a sus vehículos a una batería de rigurosas pruebas que incluye las peores condiciones climatológicas imaginables. Para ello emplea simuladores climáticos y de carreteras móviles para poder minimizar estos ruidos. Estas cámaras pueden alcanzar los 20 grados bajo cero y las ruedas se colocan sobre plataformas móviles que simulan desniveles, zanjas, badenes, baches, cualquier tipo de pavimento, etcétera.

Craig Schmatz, jefe de ingenieros de Ford F-Series Super Duty: "Los climas extremos y terrenos complicados son especialmente conocidos por producir chirridos y traqueteos. Identificar y mitigar estos ruidos mucho antes de que un vehículo entre en producción es una forma más sobre la que trabajamos para ofrecer una gran calidad de los vehículos".

La posibilidad de realizar estas pruebas de ruidos en los coches en las propias instalaciones de la marca es mucho más eficiente que el envío del vehículo a otro lugar y esperar los resultados. Con estos simuladores móviles se pueden realizar cientos de pruebas sin sacar el coche de las instalaciones lo que evita que los fotógrafos espía capture al vehículo antes de salir a producción. Pero lo mejor es que los ingenieros que han desarrollado el coche pueden hacer cambios y volver a probarlos con total comodidad, cuantas más pruebas se hagan mejor será el producto final.

Muchos de los ruidos en los coches los producen las propias vibraciones que genera el motor durante toda la vida del coche, algo que como imaginarás, soluciona un vehículo eléctrico. Si has probado uno, la diferencia más importante es la ausencia de ruido pero sobre todo de vibraciones por lo que la sensación de confort aumenta.

Para poder registrar los chirridos del salpicadero y otras piezas se instalan complejos sistemas de captación del sonido para poder ser analizados, evaluar su origen y atacar a la causa para solucionarlo antes del lanzamiento del coche. Muchas veces se trata de tornillos deficientes o que se oxidan, el soporte del cinturón de seguridad, plásticos muy duros o la mezcla de materiales que con el paso del tiempo no ofrecen la resistencia inicial. Los ruidos en los coches dependen de que los detalles más pequeños sean perfectos.

Es fundamental eliminar todas las vibraciones posibles.

Y no solo se realizan pruebas con el coche ya montado sino también se testean los componentes por separado para ayudar a identificar grillos produciendo vibraciones al límite que nunca sería posible reproducirlas en la conducción. El panel de instrumentos es la pieza más importante de estas pruebas ya que es la pieza fija

Te animo a probar un coche con más de 15 años, seguro que en su interior la ventanilla chirría, si tomas un bache parece que el salpicadero se va a salir y con curvas fuertes es posible que incluso los asientos se desplacen un poco. Estas posibles sensaciones son las que Ford quiere evitar cuando sus actuales modelos alcancen esta edad, el objetivo es llegar a la vejez automovilística sin muchos estragos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.