regla 52/17
Damian Zaleski - Unsplash

En el año 2014, el Grupo Draugiem, una empresa especializada en redes sociales, llevó a cabo un experimento en el que rastrearon la actividad de todos sus empleados utilizando la aplicación DeskTime para **medir la productividad**. Este software es bastante popular en empresas modernas porque permite medir el tiempo de trabajo de sus empleados y qué tan productivos son en realidad.

El objetivo del experimento era **conocer los hábitos que tenían sus mejores empleados, aquellos que eran más productivos**. Eso que los diferenciara de los demás. Lo que encontraron fue, que el 10% de empleados con mayor productividad tomaban descansos bastante regulares. No ponían más horas de trabajo que nadie, tampoco trabajaban las normales 8 horas al día completas, sino que específicamente, **tomaban 17 minutos de descanso entre cada 52 minutos de trabajo**.

## El mismo principio del Pomodoro

Por muchos años la **técnica Pomodoro** ha sido una de las más usadas por aquellos que quieren incrementar su productividad. El proceso es extremadamente simple y en la gigantesca mayoría de los casos ofrece resultados bueno y rápidos: **trabajar periodos de tiempo cortos y tomar descansos pequeños entre cada sesión**. Los Pomodoros usualmente son de 25 minutos con un descanso de 5 minutos, aunque hay muchas variantes de la técnica, y cualquiera puede elegir los intervalos de tiempo como mejor le parezca, siempre y cuando no sean demasiado largos, casi nunca más de una hora seguida de concentración.

Trabajar a intervalos cortos de tiempo pero intensos y tomar pequeños descansos, es la formula que aplican quienes son más productivos.

La regla 52/17 aunque parece bastante al azar, puede aceptarse de forma razonable sin que al mismo tiempo sea una ley inquebrantable. El principio es el mismo de Pomodoro, y solamente deja claro que **quizás exista un estándar de oro en cuanto al tiempo que podemos concentrarnos más intensamente en completar tareas**, y en cuanto al tiempo que necesita nuestro cerebro para refrescarse y recargarse.

Las personas no estamos hechas para trabajar ocho horas seguidas sin descanso, el cerebro se fatiga, nos aburrimos, y la productividad declina. Muchas veces pasamos horas frente al escritorio perdiendo muchos minutos simplemente con la mirada perdida sin podernos concentrar o decidir cual será la siguiente tarea que vamos a abordar. En lugar de hacer eso, simplemente debemos pararnos, tomar un descanso y alejarnos completamente de todo lo relacionado al trabajo.

**La clave está en aprovechar esos 52 minutos y poner la mente a trabajar**, en cumplir objetivos, en empezar y terminar las cosas, no en procrastinar. Y, **luego comprometerse con el descanso**, algo que distraiga tu mente por completo. Pararse del escritorio, estirarse, quizás hacer algún ejercicio, leer unos capítulos de un libro, jugar un videojuego, comer una merienda, tomar un café y charlar con alguien de cualquier cosa, comprar zapatos en Internet… algo que no sea interrumpido por emails de trabajo.

Si te interesa la técnica 52/17 puedes echarle un ojo a **Fokasu**, un temporizador creado justamente con ese intervalo de trabajo/descanso que puedes abrir en una pestaña de tu navegador.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.