En Corea del Sur solo hay una religión, y es la religión del StarCraft. La fe verdadera de los coreanos tras volver al pináculo con StarCraft 2 y sus expansiones, quedó atenuada con los MOBA los últimos años, pero sigue siendo un mito de los eSports.

DeepMind, la ingente obra de ingeniería de Google en Inteligencia Artificial detrás de AlphaGo, el programa que está derrotando a los mejores jugadores de Go del mundo, de la misma forma que Deep Blue lo hizo con Kasparov en el ajedrez, tendrá un nuevo objetivo: vencer a los mejores jugadores de StarCraft de la historia.

Así lo explica Jeff Dean, ingeniero de Google en la convención Structure Data en San Francisco. El juego de Blizzard de 1998 ha estado en la picota de los eSports durante más de una década debido a su refinamiento constante de estrategias por parte de los jugadores, y a lo equilibrado de su sistema.

¿Podrá una máquina perfeccionar los Zerg Rush?

StarCraft es básicamente un ajedrez en tiempo real donde ambos rivales se enfrentan con piezas que tienen sus pros y sus contras, pero siempre hay un balance casi perfecto. La velocidad a la que se juega, las estrategias de apertura, los tiempos, todo hicieron de este juego algo especial que permitía una re-jugabilidad eterna.

Los mejores jugadores de antaño se han pasado a otros juegos en su mayoría, pero podría volver el interés si tienen un gran reto. Otras inteligencias artificiales han intentado ganar a los mejores jugadores al StarCraft, pero siempre han quedado derrotadas y humilladas por los humanos.

Las capacidades neuronales artificiales de DeepMind podrían decir adiós a otra de las coronas que nos quedan a los humanos en los que somos "mejores que las máquinas", un campo que cada año se va haciendo más pequeño.

StarCraft es emoción

Os dejamos con las que están consideradas las mejores partidas de StarCraft. El rush perfecto de Boxer vs YellOw:

Y el Firebathero vs Jaehoon, en uno de los mejores contraataques y victorias de la historia del videojuego.