Un día como hoy Ángela Ruiz Robles hubiera cumplido 121 años. Con motivo de su aniversario, Google ha rendido homenaje a esta maestra de origen leonés, desconocida hasta hace unos años, cuando saltó a la fama al descubrirse que había sido la "precursora" del libro electrónico. La profesora, nacida en la localidad de Villamanín, patentó en el año 1949 un libro de texto para sus estudiantes que funcionaba con un sistema de aire a presión. El dispositivo, que fue bautizado con el nombre de enciclopedia mecánica, podía recoger diferentes materias al añadir distintos carretes.

La invención, protegida mediante la patente número 190.698, cuenta con un sistema de bobinas donde pueden colocarse los libros que se quieran leer. De este modo los alumnos contaban con un solo dispositivo que, a pesar de ser rudimentario, puede considerarse como precursor del soporte único que supone hoy en día cualquier libro electrónico. Su idea también contaba con una lámina transparente e irrompible que permitía hacer zoom en las lecturas. El prototipo, como puede verse en esta reseña de la Agencia SINC, también había sido diseñado para incluir una calculadora, sonido y luz, aunque no existían máquinas de cálculo o sistemas sonoros y luminosos tan pequeños. Por esta razón no pudieron ser añadidos al invento de la profesora que hoy homenajea Google.

Ángela Ruiz Robles

Ángela Ruiz Robles nació en 1895 en Villamanín, siendo hija de un farmacéutico y de una ama de casa. Tras completar sus estudios de Magisterio en León, comenzó a dar clases en La Pola de Gordón. Posteriormente sería trasladada a Ferrol (al norte de A Coruña), donde pasaría la mayor parte de su vida. La maestra no solo inventó este dispositivo "precursor" del ebook -con el objetivo de que los niños llevaran menos peso a la escuela-. Ángela Ruiz Robles también escribió dieciséis libros, fundó una academia e implantó métodos innovadores en la enseñanza. Por ejemplo rechazaba el aprendizaje memorístico y apostaba por impartir idiomas a edades tempranas.

La maestra leonesa también inventó un Atlas Científico gramatical, una suerte de "hipertexto" en el que podían consultarse datos culturales, geográficos, políticos, sociales o gastronómicos simplemente eligiendo un pueblo o ciudad de España. Unas características que recuerdan mucho al funcionamiento de la Wikipedia actual y que, de nuevo, demuestran la creatividad de una auténtica visionaria para la época en la que vivió. El otro invento fue un método taquimecanográfico nuevo, que tenía como fin ayudar a escribir más rápido al mismo tiempo que facilitara el aprendizaje de los estudiantes. Ejemplos que resaltan la imaginación de una mujer adelantada a su época, que compaginó su trabajo como maestra con las invenciones que hoy recuerda el doodle de Google.

Recomendados