La prevalencia del virus del papiloma humano (VPH o HPV, por sus siglas en inglés) se ha reducido en un 64% en los Estados Unidos desde la introducción de la vacuna. Esas son las conclusiones difundidas hoy por un estudio publicado en la revista Pediatrics, que ha analizado el impacto de la vacuna del papiloma humano en las jóvenes menores de veinte años. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han confirmado a The Guardian que se trata de "la primera evidencia nacional" que evalúa los efectos de una vacuna tan conocida como polémica. Desde su introducción en 2006, las diferentes variantes comerciales de la vacuna contra el papiloma humano (Cervarix, Silgard y Gardasil) han sido objeto de una profunda discusión en todo el mundo.La prevalencia del virus del papiloma humano se ha reducido en un 64% en los Estados Unidos desde que se introdujo la vacuna

¿Funciona realmente la vacuna? A tenor de los resultados presentados en EEUU, sí. Lauri E Markowitz, líder del trabajo publicado, confirmó que "la prevalencia del virus HPV debería seguir descendiendo a medida que siga aumentando la cobertura vacunal". Y es que la infección por el virus del papiloma humano es una de las enfermedades de transmisión sexual más importantes.

El 14% de las españolas, infectadas por VPH

Según la Sociedad Española de Epidemiología, "uno de los descubrimientos más importantes [...] ha sido la demostración que el cáncer de cuello uterino está causado por la infección por virus del papiloma humano". El cáncer de cuello uterino es "el resultado final de una enfermedad venérea no resuelta y, como tal, la vacunación es una estrategia a considerar en la prevención primaria de los cánceres y patologías asociadas a la infección por VPH". En otras palabras, si se administra la vacuna del papiloma humano es posible disminuir la prevalencia de la infección vírica y, como consecuencia, reducir el riesgo de cáncer de cérvix. Esto es posible al evitar la presencia de los subtipos 16 y 18 del virus HPV, relacionados directamente con la aparición de tumores malignos en el cuello del útero.La vacuna del papiloma puede prevenir frente a la infección del virus, que está detrás de la aparición de cáncer de cérvix

Los datos dados a conocer en Estados Unidos son coherentes con las cifras oficiales que maneja la administración nacional y europea. De acuerdo a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), "la eficacia de la vacuna de Cervarix y Gardasil en la prevención de lesiones cervicales causadas por los VPH vacunales es cercana al 100%". Ambas vacunas, autorizadas en nuestro país y producidas por Sanofi Pasteur MSD y Glaxo SmithKline respectivamente, también mostraron buenos resultados en cuanto a la prevención de verrugas genitales y cierta protección cruzada contra otros tipos menos comunes del virus del papiloma humano que causan cáncer.

vacuna del papiloma
Tashatuvango | Shutterstock

Asimismo, y en contra de lo postulado por los movimientos antivacunas, la investigación ha confirmado la seguridad de la vacuna del papiloma humano. La AEMPS es tajante en este sentido. "Tras la administración mundial de más de 175 millones de dosis de vacunas frente a VPH, los datos muestran que, a fecha de hoy, la valoración riesgo/beneficio de Gardasil y de Cervarix se mantiene", según la propia agencia. La reacción adversa más frecuente que se ha asociado con la administración de la vacuna del papiloma es cierta sensación de dolor en la zona de la inyección. Las investigaciones realizadas a nivel europeo también han descartado que esta vacuna pueda asociarse de alguna manera con problemas médicos más graves, tales como el síndrome de dolor regional complejo (CRPS) o el síndrome de taquicardia postural ortostática (POTS).Las investigaciones realizadas confirman la eficacia y la seguridad de la vacuna

En declaraciones a Hipertextual, el investigador Harald zur Hausen, Premio Nobel de Medicina en 2008, señalaba que "los movimientos antivacunas eran un escándalo". El científico zanjaba así la polémica en torno a la vacuna del papiloma humano ya que, según sus palabras, "administrar una vacuna puede provocar algún efecto adverso, pero el riesgo es muchísimo mayor si no nos vacunamos". Una opinión similar a la mantenida por entidades como la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, entre otras organizaciones científicas. A través de un manifiesto firmado en el año 2012, las entidades sostenían que "las propuestas de retirar la vacunación VPH de los calendarios de vacunación españoles carecen de base científica y son anacrónicas". A la luz de la evidencia disponible la vacuna del papiloma es eficaz y segura, y puede ayudar a prevenir la infección por este virus, después de que un trabajo cifrara en dos millones los casos registrados en España de prevalencia del virus del papiloma humano.