2015 fue el año en el se presentó el sector fintech al mundo como una de las potenciales áreas de negocio para los próximos ejercicios, y todo apunta a que 2016 será el año de la consolidación.

Hemos tenido que esperar a febrero para ver una de las primeras noticias importantes en el sector emprendedor español, tendiendo en cuenta lo flojo que ha sido el inicio del año. Esta noticia viene de la mano de Spotcap, una startup del sector fintech dedicada a la concesión de créditos para pymes, que acaba de cerrar su tercera ronda de financiación por 31,5 millones de euros, "la más grande para el sector" según Diego Los fondos estarán dedicados a la expansión y a la mejora tecnológicaBestard, Director de Spotcap España. Esto supone que en solo dieciocho meses de vida han logrado levantar 50 millones de euros.

Al accionariado de la startup, en el que ya participan Kreos Capital, Holtzbrinck Ventures, Acces y Rocket Internet (los mismos que compraron La Nevera Roja en su momento), se une el fondo especializado en este sector, Finstar Financial Group.

Diego Bestard - Director General de Spotcap España
Diego Bestard - Director General de Spotcap España

Fondos enfocados al crecimiento

Spotcap, que cuenta con sede en Berlín, encontró su primer centro de operaciones en España por el gran número de empresas y por el efecto negativo que ha tenido el descenso de la concesión de créditos a raíz de la crisis bancaria, situación de la que se extrae una conclusión muy simple según Diego:

"España es uno de los países más bancarizados de Europa, por lo que cuando se necesita financiación siempre se recurre a los bancos. En otros países el fintech está entre las primeras elecciones, y es ahí donde queremos llegar."

Y todo esto se consigue con mucho trabajo por detrás, buscando asociaciones con los segmentos del negocio más en contacto con los pequeños empresarios, como las gestorías, y convenciendo a los usuarios de las bondades de la implementación de la tecnología en las actividades financieras. Para implantar el fintech hay que andar con mucho cuidado porque, en palabras de Diego, "venderse igual que los bancos tradicionales sería como matarse a uno mismo".

En Holanda entraron por la alta penetración de mercado que tiene el fintech. Australia, su tercer objetivo, ha sido el reto que ha marcado la vocación internacional para la que está diseñado todo el sistema de Spotcap. Y aunque tienen más mercados pensados para el futuro, lo que buscan con esta ronda es afianzar los ya explorados y colocarse como la primera opción de financiación para pymes.

Caso de estudio de Spotcap
Caso de estudio de Spotcap

La tecnología, el otro factor clave

Con unos setenta empleados siendo el 40% de perfil técnico y queriéndose diferenciar de los procesos manuales de la banca tradicional, la inversión en tecnología es básica. Y aquí es donde irán a parar gran parte de los fondos obtenidos. Tecnología que, por otro lado, es de creación propia.

El algoritmo evita que otras personas vean datos sensibles de clientesDiego nos explica cómo funcionan las "tripas" de Spotcap, en la que como buena startup fintech todo gira en torno a un algoritmo. Este sistema "utiliza distintos puntos de información para elaborar un análisis de riesgo sin necesidad de hacer las gestiones con los documentos físicos que se solicitarían en un trámite en el banco". Además de ahorrarnos tiempo, lo que implica es que en un solo paso se tiene el número CIF de la empresa, el análisis de los datos relevantes de la documentación fiscal y los movimientos de las cuentas asociadas de la persona que solicita el crédito. La ventaja es que, al final, se emplean solo los datos relevantes de una empresa, y la seguridad que implica el proceso:

"No hay ninguna persona mirando datos personales de nadie, con lo cual es mucho más seguro. Y además, nos proporciona una imagen muy real, y actualizada de los clientes."

Puesto en práctica el algoritmo en cuestión solo hay que esperar a que se apruebe o deniegue la petición.

Sin novedades legislativas

Como ya comentó Cabiedes, en un mercado que con con una pequeñísima cuota de clientes ya se generan altísimas cifras de negocio, cinco millones en el caso del primer año de vida de Spotcap y que cambia las reglas del negocio establecidas hasta ahora, la necesidad de tener una ley adaptada es vital.

Desde el año pasado no se ha producido ninguna novedad, ni en el sector fintech ni en el emprendedor. Al final, al menos en el caso Spotcap y de otros tantos, la solución es fijarse en la regulación más compleja hasta ahora elaborada; la británica. Porque si en algún momento se elabora alguna "lo lógico es que se tome como referencia esta"; suponiendo que dejemos a un lado todo este alborotado clima político y seamos lógicos en algún momento.