¿Cielo nublado? ¿Temperaturas agradables en pleno mes de febrero? No, lo que se observa en el cielo no son nubes clásicas. Se trata de la calima que suele afectar a las islas Canarias, que cubre estos días la Península Ibérica y Baleares. Te explicamos en seis preguntas en qué consiste este fenómeno.

¿Qué es la calima?

Desde el pasado domingo 21 de febrero, una gran nube de polvo cubre gran parte de España y Portugal. La también conocida como calima es frecuente en las Islas Canarias, aunque las intrusiones de grandes masas de aire africano no son tan habituales en la Península Ibérica, teniendo en cuenta la época del año en la que nos encontramos.

Entre marzo y diciembre, los vientos africanos arrastran una elevada cantidad de partículas atmosféricas al archipiélago canario, un fenómeno que está ocurriendo ahora también en el resto de España. Como consecuencia, las temperaturas son más agradables y los cielos parecen nublados, aunque su apariencia no se deba propiamente a las nubes, sino a acumulaciones de polvo.

¿Quién alertó sobre la nube de polvo?

El astronauta británico Tim Peake fue el primero en mostrar una fotografía desde la Estación Espacial Internacional. En la imagen se podía observar con meridiana claridad la nube de polvo que cubría parte de España y Portugal, un fenómeno que comenzará a remitir en las próximas horas.

¿Por qué ocurre?

La calima se produce como resultado de la acumulación de partículas de polvo procedentes del norte de Marruecos. La razón por la que estos contaminantes permanecen en la atmósfera se debe a un proceso conocido como inversión térmica. Este fenómeno sucede cuando el suelo ha perdido calor por radiación, de forma que las capas de aire más cercanas a él se enfrían más rápido que las regiones superiores de aire. En otras palabras, aparece un gradiente positivo de temperatura, un proceso inverso al que se suele dar habitualmente: la temperatura es mayor en las capas atmosféricas más elevadas.

De esta manera, existe una capa de aire caliente atrapada entre dos capas de aire frío. La situación hace que el aire caliente no pueda circular, quedando atrapado entre las zonas de aire frío e impidiendo que haya convección térmica o transporte y difusión de gases. Como consecuencia, la velocidad a la que se mezcla el aire caliente con las dos capas frías se reduce muchísimo. La inversión térmica favorece que, en presencia de las partículas de polvo procedentes de África, aumente su concentración en la atmósfera. Así es como se genera la inmensa nube de polvo que cubre nuestro país, un fenómeno que, por otra parte, también ocurre cuando aparecen otras partículas contaminantes en la atmósfera.

¿Dónde se sitúa?

Según ha informado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la calima seguirá afectando a la Península Ibérica, las islas Baleares y las islas Canarias en las próximas horas, aunque en menor medida que en los últimos días.

Las regiones más afectadas, con una concentración de polvo en superficie entre 10 y 80 µg/m3, serán el sureste y el este peninsular. El centro y el noreste de la Península, así como Baleares y Canarias, presentarán una concentración de polvo menor (10-40 µg/m3), que será todavía menor en el suroeste de España (10-20 µg/m3).

¿Cuándo estará cubriendo España?

La nube de polvo detectada por Peake desde la ISS está remitiendo. Entre el 21 y el 22 de febrero, se determinaron las máximas concentraciones de polvo en los rangos 10-160 µg/m3
para el sur, centro, este y norte, y 20-60 µg/m3 para el noroeste. Estos niveles eran inferiores a 20 µg/m3 en el noreste peninsular y Baleares, mientras que en Canarias la cantidad de polvo en superficie rondaba los 10-20 µg/m3.

Los valores estimados están alcanzando su máximo durante hoy martes 23 de febrero, con concentraciones que van desde los 10-160 µg/m3 (sureste, centro y este de la Península), los 10-100 µg/m3 (suroeste, norte, noreste y Baleares) y que se mantienen en 10-20 µg/m3 para Canarias. Se espera que en las próximas horas la nube de polvo vaya remitiendo, dado que la permanencia de estas partículas en la atmósfera, a diferencia de lo que ocurre con los gases de efecto invernadero, es muy corta.

¿Cómo se estudia?

La Agencia Española de Meteorología es la entidad responsable del estudio y monitorización de estos eventos. Lo hace con el Sistema Nacional de Avisos de Intrusiones de Masa de Aire Africano, que utiliza los datos recogidos en observatorios como el de Izaña (Tenerife). Según apuntaba el periodista Antonio Villarreal en El Español, el estudio de estos fenómenos ha permitido a la AEMET confirmar el origen de la calima que cubre el país. "Esta vez fue por la borrasca que teníamos sobre Canarias, el aire giraba ciclónicamente y ha atraído todo el polvo hacia la península, Baleares, sur de Francia e Italia", señaló Ana Casals, portavoz de la agencia.

nube de polvo

Diversas estaciones situadas en Baleares, Murcia, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Cataluña y Canarias nos permiten medir de forma muy precisa la calima existente. Los datos recogidos son analizados también por los grupos de investigación colaboradores, dentro del Instituto de Salud Carlos III, el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAE-CSIC), el CIEMAT o diferentes universidades. Asimismo, las estimaciones sobre la evolución de la nube de polvo son realizadas por el Barcelona Dust Forecast Center, que utiliza modelos matemáticos y supercomputación para realizar las predicciones que luego publica la administración. Así podemos monitorizar el impacto en tiempo real de la nube de polvo que cubre España.