Un evento como el MWC 2016 se mide por sus lanzamientos, novedades, interés del público, capacidad de exposición… pero también sus ausencias pueden ser sintomáticas y reflejar algo. Así que podríamos decir que **la práctica nulidad de gafas inteligentes en esta feria auguran un futuro para sus fabricantes con más vinagre que aceite**. Repasemos la cronología.

**Febrero 2013**, MWC ídem. Unas Google Glass se avistaron durante la feria y medio público quiso verlas, tocarlas, probárselas. Pero no hubo forma. Poco más se supo de ellas. La huella que dejó fue la de la expectación, la inquietud ante su presencia.

**Febrero de 2014**, MWC ídem. Ya circulan unas cuantas Google Glass por la feria. No hay más ciego que el que no quiere ver, ni siquiera con unas gafas conectadas, y se acabaron vendiendo muchas (no, en serio, muchas) réplicas de las Google Glass, puro plástico sin circuitería, por cinco euros en la puerta de la feria. Había *hype* y en muchos stands, si no estaban directamente, se promocionaban en forma de apps y promesas para el futuro. Sueños rotos.

**Febrero de 2015**, MWC ídem. Las Google Glass ya son poco más que testimoniales, pero es que ni siquiera hay demasiado interés en imitarlas por parte de otros fabricantes menores. Con una excepción: Sony SmartGlass, de las que por suerte no hemos vuelto a oír hablar.

Sintomático: de un MWC para otro, las gafas inteligentes pasaron de ser codiciadas por cualquiera a ofrecidas desesperadamente por el equivalente a gerentes de tiendas de electrodomésticos

También puede contar como excepción una marca española, WeOn Glasses, a la que su tocinesca estrategia de comunicación en redes sociales tampoco ayudó a salir adelante. El caso es que la coreografía se diluyó, y el radical cambio de interés por las gafas inteligentes en un año nos recordó que no hay tanta distancia como pensamos entre ser un rey y ser un bufón. Este tuit de nuestro compañero Carlos, de Engadget, resume ese remanente final de Glass durante la feria pasada a la perfección:

Y si la cosa va de reflejar en un gráfico el auge y declive de las Google Glass y todo lo que las rodea…

## 2016

La realidad es que durante el MWC 2016, el rastro de las gafas inteligentes ha desaparecido. En su lugar hay miles de asistentes con un reloj o pulsera inteligente en su muñeca, principalmente. Sólo ZEISS se ha atrevido a presentar unas gafas. Google ya dejó claro que sigue la vereda de Android Wear.

Por lo demás: **decenas de stands en la feria con clones, principalmente, del Apple Watch y el Gear S2**, más o menos. Retruécano. En el MWC 2016 no se llevan las gafas. Aunque siempre hay alguna excepción… [shrug]

Imagen tomada el 22 de febrero de 2016.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.