Prescindir de un conector, sin tener en cuenta qué es o qué no es el estándar en la industria, no debería sorprender a nadie. La compañía siempre se ha definido por su agresividad y forma única de ver y hacer las cosas al ignorar lo establecido cuando ellos creen que hay algo mejor. Allí estuvo Apple desde que es Apple, a veces pronto, a veces tarde, pero siempre hicieron patente en sus productos cómo debería ser el futuro que ellos quieren para sus clientes y la industria.

¿Por qué?

Está en el ADN de la empresa. Ya en el 1984, sustituyeron el disquete de 5 1/4" estándar por el de 3 1/2" desarrollado por Sony en el Macintosh 128K. La modificación desató una fuerte polémica, pese a que la magnitud de aquella Apple Computers no tiene nada que ver con la actual. Los consumidores se adaptaron y disfrutaron de un formato de almacenamiento más pequeño, que cabía en sus bolsillos y con una tasa de fallos mucho menor.

Apple Macintosh 128k

Una década y media más tarde, el disco flexible desaparecería del iMac, que incorporaba el lector de CD como sustituto. Fue otra decisión que molestó a muchos usuarios, pero que se terminó imponiendo al ser mucho mejor. Ya en el 2008, Apple volvió a poner todo patas arriba eliminando el lector de CD de su portátil MacBook Air, y se convertiría, años más tarde, en el portátil más influyente y popular hasta nuestros días. El nuevo MacBook de 2015 fue más allá, sustituyendo todas las entradas y salidas del equipo por un único cable multipropósito: el USB-C.

Hay precedentes para creer firmemente — junto a los fiables reportes de Mark Gurman — que Apple se deshará de otro conector este año. Al eliminarlo, se sustituiría un puerto de salida analógica — con un sólo propósito — por un puerto más polivalente, con un conector más pequeño capaz de hacer al iPhone más delgado, con mayor batería o resistente al agua. El jack de 3,5mm es un conector de más de 100 años y no está ya equiparado a las posibilidades y demandas actuales que ofrece el Lightning.

Abajo a la izquierda, esa pieza blanca es el jack de 3,5mm. / Ifixit
Abajo a la izquierda, esa pieza blanca es el jack de 3,5mm. / Ifixit

El jack ya ocupa casi todo el grosor del iPhone y una parte importante dentro de su carcasa, que bien podría ser aprovechada por otro set de altavoces para lograr el efecto estéreo o un incremento en el tamaño de la batería. Es tal el grado de miniaturización actual, que el jack de 3,5mm se ha convertido en el mayor escollo para seguir avanzando, más aún si tenemos en cuenta que su tarea puede ser replicada en el único conector no reemplazable: el de carga / Lightning.

El problema es que, aunque parezca lógico el cambio, la solución no es claramente mejor como en los anteriores casos en la historia de Apple. No es sustituir el disquete por el CD o el CD por las unidades USB, es sustituir una salida analógica — sonido — por una digital, implicando el uso de un intermediario que podría tener varias consecuencias negativas o positivas.

Eliminar la salida de audio analógico hace que el audio digital que sale del Lightning haya de ser convertido y amplificado en un paso adicional para que sea audible — no podemos escuchar unos y ceros. Una de las posibles soluciones es sustituir el conector Lightning por un USB-C, ya que este último incorpora salida analógica y el adaptador sería muy sencillo de realizar y barato de producir.

El problema es que el USB-C es un conector hecho por y para ordenadores: es más grueso que el Lightning de Apple y no añade posibilidades que supongan una clara ventaja. Lo que ganarían en espacio quitando el jack de 3,5mm lo perderían con este nuevo conector. Los fabricantes Android no tienen otra solución posible, pero Apple no tiene por qué adoptar un conector que no implique ventajas en todos los ámbitos sobre el conector que ya usan.

Abdel Ibrahim
Abdel Ibrahim

Otra posibilidad es que Apple habilite pines analógicos en su protocolo Lightning para que puedan transportar la salida de audio analógica que provienen del chip DAC (conversor digital analógico); pero es algo muy improbable ya que se publicaron las especificaciones que deberían requerir los fabricantes que quisieran fabricar auriculares para el iPhone, con especial hincapié en la inclusión de un chip de audio dentro de los auriculares o su cable. Dar un paso atrás ahora no es propio de la compañía y el uso del Lightning, aunque se más costoso para los fabricantes, implica una serie de ventajas que no pueden ofrecerse sin un diálogo digital entre auriculares y teléfono.

Como siempre, lo más probable es que Apple de prioridad a su visión, obligando a que los fabricantes presenten auriculares Bluetooth o Lightning.

Lo bueno del cambio

Quitar el jack proporcionaría varios beneficios a Apple, a los consumidores y a los fabricantes de auriculares. Los iPhone del futuro podrán ser todavía más delgados y conservar la misma autonomía — gracias a que la batería puede ser más larga conservando su capacidad en mAh aunque se haga más delgada. A su vez, ese espacio podría ser aprovechado para incluir otro altavoz y producir una experiencia estéreo con más volumen si se emplaza el micrófono en otro lugar o logran combinarlos.

Por otro lado, Apple, empresa que compró Beats en 2014, podría potenciar una nueva línea de auriculares preparados especialmente para el iPhone con conector Lightning y que ofrezcan varias ventajas imposibles de conseguir con una simple conexión analógica como cancelación de ruido, controles táctiles más avanzados, ecualización...

En la gama premium, disfrutaríamos de auriculares que sonasen mejor, al incluir chips de sonido con mejor amplificación que la que tenemos actualmente en los iPhone. Una propuesta que ya presentó Audeze, uno de los fabricantes de auriculares más punteros, con sus auriculares Lightning EL-8 Titanium dirigidos al público entusiasta. Dichos auriculares incorporan audio de alta resolución de 24bits — el DAC del iPhone está limitado a 16bit/48khz — y la posibilidad de establecer cambios en el sonido de los auriculares a través de una aplicación que sirve como ecualizador global sin tener que ajustar el sonido de la aplicación de Música del iPhone.

A su vez, Los auriculares podrían ser capaces de detectar "Oye Siri" o implementar diferentes funciones debido a que el abanico de posibilidades que abre un conector digital es mucho más extenso que una salida/entrada analógica de audio. Desde mejoras en la calidad de sonido a posibilidades de interactuar con el iPhone, quitar el jack de 3,5mm puede inducir a que los fabricantes lancen mejores productos que complementen un posible iPhone más delgado.

Lo malo

Todo cambio tiene cosas malas, en especial quitar el jack. Los auriculares serán más caros, mucho más caros en algunos casos; podemos irnos olvidando de tener una buena calidad de sonido con auriculares como los Xiaomi Piston de menos de $20. Los auriculares Bluetooth o los auriculares Lightning siempre serán más caros que los auriculares con cable por el simple hecho de que tienen que incluir un chip DAC o un chip DAC y uno Bluetooth en el caso de que sean inalámbricos.

Auriculares Bluetooth con batería que se pueda recargar con el cable Lighting del iPhone serán el caso ideal de conveniencia, versatilidad y calidad de sonido; pero es difícil que bajen de las 3 cifras. Por si fuese poco, los usuarios que ya disfrutaban de auriculares de gama alta tendrán que cambiar o comprar un conversor. Si Apple saca un adaptador, tendrá que incluir el chip DAC que incorporan los iPhone dentro del conector, siendo una solución más incomoda y más cara que la actual. No podrá ser un adaptador — cambio de conector que mantiene el protocolo — tiene que ser un conversor.

INC
INC

Por último, hemos de ser conscientes de que la calidad de sonido que da el chip DAC del iPhone es muy buena. Es una salida con muy baja impedancia, distorsión y una buena amplificación; los auriculares baratos Bluetooth o Lightning no tendrán un chip tan bueno o tan bien implementado y la calidad de sonido se degradará en comparación. Pero claro, la tendencia es ir a los auriculares Bluetooth y, aunque en la gama baja su sonido no sea tan bueno ni haya tanto catálogo donde elegir, la comodidad siempre gana. Tenemos innumerables ejemplos donde la comodidad se impuso a la calidad en los últimos 20 años.

En la gama alta no habrá problemas y todo serán ventajas ya que se incluirán entrada Lightning y jack 3,5mm.

¿Qué hará la industria?

Adaptarse al igual que los usuarios, como siempre ha pasado. Todas las empresas contactadas que realizaron declaraciones para Hipertextual no mostraron sorpresa alguna por el cambio y parecían estar bien preparadas para ello ya que es la tendencia que ellos mismo han percibido estos últimos años.

"Sennheiser ha vivido varios cambios en los estándares de conexión en el mundo del sonido a lo largo de su historia. Siempre han ido evolucionando constantemente, y si Apple elige entrar en un nuevo estándar, nosotros como especialistas tenemos la capacidad de sacar lo mejor del cambio", indicó Sennheiser Goblal a Hipertextual. "Las salidas digitales, como el Lightning de Apple, ofrecerán nuevas oportunidades para mejorar la experiencia del cliente como, por ejemplo, usar audio 3D."

Philips Fidelio M2L, los primeros auriculares Lightning que salieron al mercado.
Philips Fidelio M2L, los primeros auriculares Lightning que salieron al mercado.

En Philips, pioneros en la creación de auriculares Lightning con sus Fidelio M2L, creen que hay un gran abanico de ventajas: "sonido en alta definición, chip DAC y amplificador incorporado y la posibilidad de recargar la batería del auricular Bluetooth desde el móvil," eso sí, la opinión oficial es que la verdadera tendencia es ir a lo inalámbrico. "Creemos que la estrategia de las empresas de sonido será incorporar a los auriculares un cable Lightning, pero todos con conexión Bluetooth u otros estándares de conexión inalámbrica."declaró Philips España. "Eso es lo que demanda el mercado realmente, la facilidad de uso y libertad que te da estar sin cables y mejorando la calidad, además de un buen diseño y un buen precio. No creo que el jack de 3,5mm desaparezca, por lo menos en los próximos 10 años, pero sí habrá una proliferación de cascos Bluetooth."

Para Sony, la línea de trabajo son los auriculares Bluetooth y el audio de alta resolución, algo que casa a la perfección con los teóricos planes de Apple. La compañía nipona es más cautelosa en cuanto a la introducción del Lightning en sus auriculares, indicando que la tendencia clara es la de crear auriculares inalámbricos que sean capaces de ser usados con cualquier dispositivo gracias a una conexión suplementaria de jack 3,5mm. "La tendencia es disminuir cables en las gamas medias y medias-altas," afirmó Sony España en declaraciones para Hipertextual.

Los usuarios se acabarán adaptando como siempre, usando los EarPods Bluetooth o Lightning incluidos o descubriendo nuevas posibilidades gracias a las marcas enfocadas a los productos premium.