“Víctimas” del síndrome de Tetris

Cuando lo leí por primera vez no me lo creía. Me parecía un asunto sin fundamento. Casi ridículo. Luego me puse a recordar mis primeros trabajos y cómo me asaltaban en pesadillas o cuando ponía la mente en blanco. De pronto recordé cierta conversación con un amigo. Y entonces me di cuenta de que, tal vez, esto del síndrome de Tetris no es ninguna tontería. ¿Puede que exista más de lo que parece tras este extraño efecto, tal vez mal llamado síndrome? Vamos a explicar qué es y cómo funciona este efecto obsesivo según lo que sabemos hasta el momento.

¿Qué es el síndrome de Tetris?

En 1994 se publicaba un artículo que hacía una recapitulación de la aparición de Tetris, uno de los juegos más importantes de la historia. En ella, además, se acuñaba un curioso término: el "efecto Tetris", que se refiere a un comportamiento casi obsesivo con respecto al videojuego. Lo que no sabía Goldsmith, su autor, es que probablemente se encontrase ante algo más grande: un síndrome. O bueno, algo parecido. Pero antes de seguir por ese derrotero. ¿En qué consiste? Se denomina "efecto Tetris" o síndrome de Tetris a la capacidad que tiene una actividad de condicionar nuestra vida tras haberla repetido mucho o de una forma muy intensa. De esta forma, un videojuego como Tetris u otro puede hacer que pensemos acorde a las líneas que plantea la mecánica de juego. O que no dejemos de pensar en el propio videojuego. Incluso es capaz de influir en nuestros sueños o crear ligeras alucinaciones.

Las personas que "sufren" de síndrome de Tetris son hasta capaces de oír o ver cosas relacionadas sin que estas hayan aparecido en ningún momentoLas personas que "sufren" de síndrome de Tetris son hasta capaces de oír o ver cosas relacionadas con el juego sin que estas se den: por ejemplo un sonido parecido o una imagen identificada con algo del videojuego. En la conversación que recuerdo, con mi amigo, él me explicaba que tras una intensa sesión jugando a Half-Life trataba de agrandar y acercar la imagen de la gente que veía a su alrededor haciendo los movimientos de dedos que pulsan el click derecho del ratón. Me lo contó como algo gracioso, anecdótico. Pero existen personas que se han visto en situaciones desagradables. Y es que esto no solo ocurre con videojuegos. Una actividad intensa puede provocar una situación que resulta estresante y de la que no podemos salir. Yo todavía recuerdo las pesadillas con la caja de supermercado en la que conseguí mi primer trabajo de verano, muchos años atrás.

Algunos efectos más

rubik

El síndrome de Tetris todavía no es reconocido como una patología, además de existir solo como algo coloquial y no, desde luego, dentro de la jerga médica. Sin embargo sus efectos son conocidos en varios ámbitos. Por ejemplo, el efecto cinestético que hace sintamos el vaivén del barco cuando ya estamos en tierra se asocia, por el momento, a este efecto. También se ha observado en los speedcubers, esas personas especializadas en resolver puzles tridimensionales, tales como el cubo de Rubik; y que visualizan y sienten el tacto de los puzles con los que trabajan. Incluso hay quien cuenta haber soñado y programado en sueños, así cómo haber tratado de resolver mediante un procedimiento matemático acciones comunes de la casa.

Un "síndrome" complicado

A estas alturas, llamar "síndrome" al síndrome de Tetris es todavía un tanto arriesgado. Esto es básicamente porque se desconoce tanto sus causas (su etiología), como su "cuadro clínico", en caso de que exista un cuadro concreto. Lo que sí que han tratado de abordar algunos neurólogos y médicos son parte del funcionamiento de sus efectos. Por ejemplo, algunos estudios apuntan a que el quid podría encontrarse en la memoria procedimental. Esta se encarga del recuerdo de las habilidades motoras y ejecutivas necesarias para realizar una tarea. Es lo que se conoce como sistema ejecutivo, el cual guía la actividad y suele funcionar a un nivel inconsciente. Cuando es necesario, los recuerdos procedimentales se recuperan automáticamente para ser utilizados en la ejecución. De manera que estas actividades intensas se encontrarían en este apartado de la memoria, surgiendo de manera recurrente en ocasiones imprevistas. Pero, ¿qué los dispara?

Un estudio muestra que el efecto Tetris puede ayudar a combatir las experiencias traumáticas Por otro lado, esta misma hipótesis ha sido utilizada para investigar el proceso de la amnesia y otros problemas neurológicos, abriendo nuevas vías que explorar. Otro interesante estudio muestra que el efecto Tetris, puede ayudar a combatir las experiencias traumáticas bloqueando los flashbacks negativos en número e intensidad gracias al efecto reiterativo de las imágenes. Por lo demás, los casos en los que el síndrome de Tetris ha causado efectos verdaderamente negativos son pocos, y no muy graves, por lo que todavía falta bibliografía médica al respecto. No obstante, el efecto está ahí, y el que más y el que menos ha sido una "víctima del síndrome de Tetris". ¿Es lo suficientemente importante como para acuñar un término propio? Quién sabe, solo el tiempo, como suele pasar en estos casos, lo dirá.

Recomendados