¿Cumple The Division las expectativas?

La trayectoria de The Division desde su anuncio es un ejemplo de lo que no se debe hacer. Dejó a todo el mundo boquiabierto con su demostración del E3 2013, cuando ni PlayStation 4 ni Xbox One estaban a la venta siquiera. Como era de esperar, su descomunal poderío gráfico fue rebajándose con cada vídeo lanzado y, lo peor de todo, un título que debería haber llegado a finales de 2014 terminará saliendo al mercado en el primer trimestre de 2016. Y así, con más de dos años centrados única y exclusivamente en promocionar un juego, es fácil que el usuario termine “cansado” del proyecto sin siquiera probarlo.

The Division ha sido un ejemplo claro: levantó pasiones en 2013 pero, poco a poco, el ruido generado y la atención por parte de la comunidad ha ido decayendo. Por suerte, queda poco más de un mes para que el juego llegue a las tiendas y, además de alguna que otra prueba esporádica, muchos usuarios podrán disfrutar de la beta cerrada que durará hasta el 31 de este mismo mes. Nosotros hemos invertido alrededor de seis horas y completado la mayor parte de lo que tiene que ofrecer esta prueba y os comentamos nuestro parecer.

Y lo evidente, por contexto y por lo asentado que parece estar, es la comparación con Destiny, el otro pseudo-MMO que se puede disfrutar en la actual generación de consolas (The Division también saldrá en PC). Es una buena forma de que el jugador se sitúe y genere unas expectativas en consonancia pero son muchas las diferencias; la interacción y la presencia de otros jugadores en The Division es, desde el principio, mayor y más relevante que en el juego de Bungie, por ejemplo.

Estamos ante una beta muy corta en contenido y que deja con ganas de más

Sea como fuere, creo que la etiqueta de MMO, para el conocedor de dicho género, no hace más que perjudicar este tipo de juegos, que quedan a años luz a nivel de contenido, profundidad y variedad. The Division es, ante todo, un shooter en tercera persona que, eso sí, incorpora un buen puñado de opciones sociales y elementos traídos de los A-RPG (mundo abierto que mezcla PvP y PvE, progresión del personaje, loot, etc.). Es por ello que el trabajo nuclear, el feeling al moverse y disparar, es tan satisfactorio como familiar.

Más allá, esta fase beta nos dejo movernos por un área muy reducida de la Manhattan que recorreremos en el juego final. La representación, pese a estar a años luz de lo que vimos en el E3 2013, es realmente atractiva y los escenarios están llenos de detalle (no así unos NPC demasiado clónicos en aspecto y movimientos). Por desgracia, el juego arrastra pequeños defectos como algo de popping o ciertas caídas de frames en algunos momentos y, a nivel de diseño, no es difícil imaginarnos cansados de recorrer grandes distancias a pie en el juego final.

The Division 2

A nivel jugable, el desarrollo de las misiones y objetivos incluidos es bastante estándar (limpiar zonas de enemigos, liberar unos rehenes, proteger un NPC, etc.) pero los combates funcionan y los escenarios donde se suelen desarrollar están bien diseñados. Además, la beta deja entrever que será relativamente sencillo crear sinergias y un equipo que se complemente a la perfección haciendo uso de las distintas habilidades (solo hay cuatro disponibles en esta versión), tanto ofensivas como defensivas o de apoyo.

Y estas habilidades, de forma sorprendente, no se desbloquearán simplemente subiendo de nivel si no que tendrán que ser desbloqueadas mediante las mejoras de nuestra zona franca, una base que ampliar y mejorar en sus tres alas (medicina, seguridad y tecnología). Para ello, cada rama tendrá unas misiones principales y secundarias propias y al completarlas recibiremos unos puntos específicos que invertir en añadir nuevos elementos y, de esta forma, conseguir habilidades, talentos y mejoras. Un pequeño y, a mi parecer, totalmente acertado giro de tuerca a la subida y progresión tradicional: no hablamos de un sistema de mejora lineal y desde el mismo inicio se podrá elegir qué apartado priorizar.

Otra de las peculiaridades de The Division reside en su Zona Oscura, el área del mapeado que combina PvE y PvP. Será dentro de esta zona delimitada donde encontraremos los enemigos y objetivos más duros, las mejores recompensas y, también, tendremos la posibilidad de atacar y ser atacados por otros jugadores. Lo probado en la beta me ha dejado con buen sabor de boca: el sistema de renegados (la marca que sufre todo aquel que ataca a otro jugador humano) funciona a la perfección y, por tanto, será fácil avistar aquellos jugadores tóxicos o centrados en eliminar a otros y la mecánica de la extracción del loot es divertida. Todos los objetos conseguidos en la Zona Oscura deben ser recogidos por un helicóptero al que tendremos que llamar, generando así atención sobre nuestra situación en el mapa, pudiendo ser atacados por otros jugadores. En las manos de la comunidad y su comportamiento está el que esta decisión de diseño no termine convirtiéndose en algo terriblemente frustrante y anodino.

The Division 3

En mi caso, he tenido ya un par de encontronazos con jugadores con intenciones no demasiado nobles pero, por suerte, en ambas he contado con la ayuda de desconocidos samaritanos. Estos momentos de acción y tensión totalmente imprevistos son lo mejor con lo que me he encontrado en las casi seis horas de juego.

Hablamos, a todos los niveles, de una fase beta realmente escueta: no solo encontramos solo una misión principal y un par de secundarias si no también restricciones en personalización, progresión, el entorno, etc. Y esto, además de dejar con muchas ganas de más, no hace más que acrecentar la principal incertidumbre que rodea al proyecto: la vida útil del juego y la cantidad de contenido. Igual que ocurriera con Destiny, es muy probable que The Division ofrezca menos de lo que cabría esperar de un juego de estas características. ¿Habrá algo equivalente a las raids del juego de Bungie? ¿Nos tendremos que limitar a las típicas misiones de un TPS? ¿Cuánto podrá cambiar el comportamiento de nuestro personaje según nuestras elecciones a la hora de desarrollar nuestra base?

Me enfrentaba a The Division, como decía, con unas expectativas moderadas pero, en base a lo visto, tengo cierta ilusión de cara al juego final. El tiempo dirá si, a nivel de contenido, variedad y profundidad, el trabajo de Massive Studios cumple pero, al menos, los temerosos podéis estar tranquilos.

Más de: THE DIVISION, UBISOFT
hazte socio

Recomendados