TCL se ha convertido en uno de los mayores fabricantes de televisores, pese a ser relativamente desconocido en occidente, por su gran desempeño en su país natal, China.

De hecho, es el cuarto fabricante a nivel mundial en cuota de mercado, sólo superado por los gigantes surcoreanos LG y Samsung y Sony por escaso margen. Ha llegado la hora de conquistar mercados más difíciles como el europeo y el estadounidense. ¿Qué mejor lugar que el CES para comenzar?

## Qué han presentado

Pues lo que suele ser habitual en las marcas chinas de éxito: tecnología que puede replicar en gran medida lo que ofrecen sus rivales de mayor precio.

Su nueva gama «Xclusive» — se llama X1 en los EE.UU. y S99 en Europa — consta de un primer televisor UHD LCD/LED con panel _quantum dot_ y control de la retroiluminación por zonas (288 zonas). Dicho control es muy importante para mejorar la pureza de los colores negros y el contraste, el talón de Aquiles de la tecnología LED.

Por supuesto, cuenta con la tecnología HDR, protagonista en este CES 2016, además del cumplimiento a la especificación Dolby Vision al igual que LG. El brillo máximo del televisor es de 1.000 nits así que, sobre el papel al menos, el TV tiene unas especificaciones que compiten con lo mejor que hemos visto de las marcas más populares como Samsung.

## Las claves de TCL para triunfar

Pero hay algo en TLC radicalmente diferente a la idea, preconcebida, que podamos tener de un fabricante chino.

TCL Corporation

TCL no es una startup como Xiaomi, es un fabricante consolidado desde hace 32 años. Es relativamente desconocida para el consumidor al no emplear la marca TCL en sus productos vendidos en occidente — solo sus TVs en EE.UU. — pero que fabrica todo tipo de productos de electrónica de consumo como neveras, aires acondicionados, teléfonos móviles o reproductores blu-ray.

Empezarán en occidente por sus televisores aprovechando sus dos grandes ventajas, como ellos estipulan, en este campo frente a otros competidores provenientes de China:

* Distribuyen a gran volumen: más de 18 millones de televisores vendidos en 2014. Cada televisor está completamente fabricado por TCL a partir de las materias primas. Compran el cristal, el plástico y hasta la celulosa para hacer las cajas en las que se transportan los televisores. Tienen una ventaja en costos al tener todas las herramientas disponibles.

* Control integral y vertical de la producción: hacen sus propios paneles en su fabrica localizada en china — costó más de 4.000 millones de dólares. Y de allí salen directas para ser distribuidas por su partners en EE.UU. y Europa.

TCL es consciente de que nuevos jugadores de China pueden intentar llevarse un trozo del pastel, pero confían en sus ventajas competitivas. Marcas como Xiaomi tienen que comprar el panel y luego contratar a otra empresa que le fabrique el televisor — como Foxconn. TCL cree que ellos pueden reducir los costes entre un 10 y 20% con respecto a estos rivales.

Los paneles son la pieza clave en la construcción de un televisor, y es la principal diferencia que puede apreciar un cliente más allá del diseño. Por ello financiaron la creación de su fabrica China Star junto a Samsung, combinando los robots de las dos empresas y produciendo más de 25 millones de paneles por año.

En 2014 las compañías chinas ya superaron a las japonesas en cuota de mercado, salvo Sony que distribuye casi el mismo número de televisores que TCL pese a que cuentan con canales de distribución mucho más amplios.

## No es sólo precio

TCL Xclusive

TCL es una marca que compite en precio, pero no quiere tener los TV más baratos. Todos usan paneles de calificación A o A+, es decir, se garantiza que no tengan defectos de fabrica. Muchas marcas usan paneles de calidad B, suponiendo un riesgo al comprador escudándolo en el precio.

La compañía está aumentando su visibilidad en la gama alta, como demuestra el lanzamiento de su gama «Xclusive» que realizaron en el CES 2016. Se ven capaces de producir en masa y abaratar los costes de sus televisores más asequibles y de aportar valor en las gamas superiores debido a su control de producción y diseño.

¿Diseño? Sí, pese a ser un fabricante chino el jefe de diseño de TCL es danés y los televisores vistos en el CES dan constancia de ello. Son televisores sobrios, con todos los cables ocultos en un compartimento y lineas de diseño claras. Sus sistemas de sonido están diseñados por Harman Kardon.

El TV UHD de 110″ que mostró TCL en el CES.
Con detalles en madera y mármol para los altavoces.

Mostraron de lo que son capaces, que de eso va el CES, con un televisor UHD de 110″.

Será difícil que TCL pueda contra Samsung o LG en occidente debido a su poderío tecnológico, sus canales de distribución y su consolidada imagen de marca. Pero TCL ya ha logrado superar a varios gigantes japoneses gracias al enorme mercado chino, teniendo, todavía, un gran margen para crecer en EE.UU., México y Europa.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.