Steam no para de crecer, y uno de sus eventos del año se ha hecho más grande que nunca. La compañía ha confirmado que las rebajas de invierno han funcionado increíblemente bien, a pesar de los cambios introducidos en el sistema de ofertas, que ha sido un poco diferente respecto a los últimos años, focalizando todas las compras en vez de ir cambiando los precios cada día para los títulos más destacados, todo como parte de la nueva política de la compañía de fomentar las ventas dentro de la plataforma.

Lógicamente, estos cambios introducidos en el sistema de mostrar ofertas se han traducido en un mayor número de visualizaciones de las ofertas respecto a cualquier otra temporada de ventas pasadas, generando casi 36 páginas de productos diferentes cada día y para cada uno de los 13 días que duraron las ofertas, algo que animó a los usuarios de Steam a navegar de forma más activa entre las ofertas en vez de potenciar títulos destacados de las antiguas ofertas flash:

Steamworks, 2015.

Además, los cambios no solo se han traducido en mayor visualización de las ofertas, puesto que también mostraron un cambio en el comportamiento de los usuarios, de forma que el nuevo sistemas de ofertas se tradujo directamente en mayores adiciones a la lista de deseos del usuario (que además tiene un impacto directo en la posible compra), y no solo respecto a otras épocas de ofertas, también durante todo el año. ¿Cuánto? Las adicciones a listas de deseos aumentaron un 197% y muchas de esas adiciones acabaron en la cesta de compra:

¿Y respecto a lo que interesa a la compañía? Pues aunque no dan datos, lo cierto es que las rebajas de invierno y los cambios introducidos en las ofertas se han traducido en un aumento de ingresos sin precedentes para Steam, y al igual que en años anteriores, los grandes títulos de la tienda siguen vendiendo bien, y para los títulos menos populares las cosas no fueron muy diferentes respecto a estos AAA: más de 35% del tráfico se lo llevaron estos títulos menos populares, y en retrospectiva, este aumento corresponde a 4 veces su participación en el tráfico respecto a la temporada de invierno anterior.

Parece que las cosas no le van mal a Valve, aunque nosotros seguimos esperando Half-Life 3.