El CES es algo más que grandes fabricantes presentando sus últimos productos y en el sector del automóvil tienen casi más importancia las pequeñas sartups como Quanergy, que ha dado un golpe en la mesa al presentar el S3, un sistema LIDAR de estado sólido con un precio de 250 dólares. ¿Y por qué es un anuncio tan importante?

Más allá de los coches que se chivan si les rozas o los que te permiten leer una presentación de PowerPoint lo importante es adelantar en tecnología que sea útil y revolucionaria para los próximos años. Los coches autónomos que conocemos se caracterizan por tener unos horribles sensores colocados en todas las partes posibles de los vehículos así como un maletero destinado en exclusiva a componentes electrónicos. Cambiar esto es muy importante.

CES se convierte en testigo del futuro del vehículo autónomo

El S3 presentado por Quanergy es pequeño, no tiene partes móviles y su coste es muy reducido por lo que hará que los coches autónomos sean algo más baratos. Lo más llamativo es que no tiene partes móviles porque los sistemas LIDAR tradicionales necesitan estar en constante movimiento para captar todo lo que ocurre alrededor del coche. Esto supone que tienen que estar colocados en el techo, son grandes (y feos) y son susceptibles de averías. El S3 soluciona todo esto gracias a un sistema basado en pulsos de luz que pueden ser desplazados y proyectados.

LIDAR

Cada microsegundo se envía un pulso de luz pero lo más importante es que es capaz de analizar cada pulso de forma independiente lo que tiene implicaciones muy importantes como enviar dos pulsos en direcciones opuestas y analizarlas en 2 microsegundos. Y vamos a poner un ejemplo de la importancia de poder ajustar la dirección de los pulsos de luz: circulando el sistema destinaría más pulsos a la zona delantera pero al llegar a un cruce desviaría parte de los pulsos de luz hacia los lados para poder analizar con mayor profundidad el entorno, y todo midiéndolo en microsegundos.

Entre sus cualidades, una sola unidad del S3 tiene un campo de visión de 120 grados tanto horizontal como verticalmente y su rango máximo es de 150 metros y a 100 metros la precisión es de +/- 5 centímetros.

¿Es el S3 el futuro de los coches autónomos? Probablemente si, ahora solo falta que podamos verlo en vehículos de prueba para creernos la ficha técnica y esto podría suceder antes de que acabe el presente año.