Aunque todos hemos oído hablar de la esquizofrenia, pocos conocen realmente cómo es. Y aún son menos los que entienden sus causas. O al menos lo poco que sabemos sobre ellas. Pues el misterio todavía rodea a esta enfermedad. Sin embargo, un reciente estudio podría haber conseguido esclarecer alguno de los puntos más íntimos e importantes de esta complicada patología. El secreto se podría encontrar en un aspecto genético conocido como "componente del complemento 4" o C4. ¿Hemos hallado, al fin, la llave de una cerradura que podría ayudar a los pacientes como nunca antes hemos podido?

Ese dragón llamado esquizofrenia

La esquizofrenia es un realidad un conjunto de patologías. Se manifiestan de una manera muy compleja y en diversa intensidad. Las manifestaciones son tan complicadas que existen diversas clasificaciones según estas; de hecho, algunos de los síntomas casi parecen diametralmente opuestos, pudiendo aparecer como una ilusión paranoide y frenética, una desorganización absoluta en la forma de hablar o de hacer las cosas o, incluso, un estado catatónico e incapacitante, entre otras. Durante mucho tiempo, debido a esta complejidad, la esquizofrenia fue catalogada como "demencia precoz". No obstante, a medida que aumentó el conocimiento sobre la enfermedad, los psicólogos descartaron a la esquizofrenia como una demencia y la trataron de incluir en su propia categoría patológica.

Aproximadamente el 1% de la población mundial padece este trastorno en diversa medidaSe estima que aproximadamente el 1% de la población mundial padece este trastorno en diversa medida. Además de las propias manifestaciones de la enfermedad, muchos pacientes sufren de otros problemas asociados como trastornos de ansiedad y depresión. Debido a todo este complejo cuadro, la esquizofrenia sigue siendo muy, muy desconocida a nivel médico y biológico. Eso a pesar de los millones y millones empleados en el estudio de sus consecuencias, sus tratamientos posibles y sus orígenes. Especialmente las razones de su aparición están en el punto de mira desde hace mucho tiempo. Si sabemos por qué ocurre, también podemos tratar de acertar en la "diana" y curar, así la enfermedad. Pero hasta ahora esa diana se ha mostrado muy esquiva. ¿Hasta ahora?

El origen del problema

Aunque es materia de intenso debate, la esquizofrenia se considera un problema cuyo origen no es solo orgánico, es decir, debido a un problema neurológico, sino también funcional. Y aunque las causas permanecen desconocidas, existen varios indicios que nos dan importantes pistas. El último hallazgo, sin embargo, podría ser una de las pistas más importantes que esperábamos encontrar. Y se encuentra en el sistema de complemento C4, un componente directamente relacionado con el sistema inmune. Para que lo entendamos, este sistema de complemento está formado por una serie de moléculas y sustancias que se encargan de varias acciones inmunitarias. El sistema de complemento posee varias moléculas que activan una serie de acciones en cascada, como si fuera un efecto dominó, y que ayuda a protegernos de agentes infecciosos o peligrosos.

El complemento C4 se encarga de cortar el exceso de conexiones neuronales en el cerebro adolescentePero además, el sistema de complemento también se encarga de otras acciones en nuestro cuerpo, como no podía ser menos (y es que nada es tan sencillo en la biología). En concreto, el componente del complemento C4 participa en una acción importantísima durante nuestra juventud. Se encarga de cortar, "podar", el excesivo número de conexiones neuronales que existen en el cerebro adolescente. Es un proceso de maduración en el cual el cerebro trata de fortalecer las conexiones más necesarias, las que usa más habitualmente, en detrimento del exceso de conexiones realizado por un cerebro excitado en todo momento. Según la investigación, sin embargo, aquí mismo podría comenzar el problema.

El experimento

Según el grupo, tras analizar los datos de más de 65.000 pacientes a lo largo de treinta años y tras comprobar su hipótesis con 700 muestras de cerebro humano, el exceso de C4 podría ser una causa de la esquizofrenia. Al menos, lo que queda claro, es que existe una correlación. Es decir, en los pacientes con esquizofrenia se ha detectado, sin lugar a dudas, una sobreexpresión del gen C4, lo que podría inducir a una gran cantidad de esta sustancia. Esto, teorizan los investigadores, podría suponer una "poda" excesiva durante la juventud, cortando las conexiones en exceso o provocando otros efectos. Por ejemplo, no sabemos como afecta a otros puntos de la cascada inmunitaria o al microbioma que todos tenemos. La hipótesis es coherente con muchos otros indicios, como por ejemplo, la aparición de esta patología en la juventud.

esquizofrenia

En cualquier caso, aunque no sabemos cómo funciona, nos encontramos ante una de las pistas más importantes en la lucha contra la esquizofrenia de la última década. Si los investigadores están en lo cierto, esa correlación podría convertirse en causalidad, es decir, que la sobreexpresión del gen C4 y el exceso de C4 podría ser el causante de la esquizofrenia. En tal caso, podría desarrollarse un medicamento con el que regular dicho exceso y prevenir los peores efectos de la enfermedad. O también seguir la pista a nuevos mecanismos que permitan tratar los peores casos y afecciones de la patología. Este es sin duda un gran paso en la lucha contra una enfermedad todavía muy desconocida y que necesita de toda la atención que podamos brindarle.