Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte la mejor experiencia y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias de navegación. Si sigues navegando consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

Ayunando por Yahveh, 120 días solo bebiendo agua

Por el 7 de enero de 2016, 12:59

Olivia Cohen realizó, por motivos religiosos, tres ayunos de cuarenta días, bebiendo solo agua y unos multivitaminas.

Ayunando por Yahveh, 120 días solo bebiendo agua

Olivia Cohen inició en 2009 una ayuna de 40 días motivados por un trasfondo religioso y espiritual. Quería convertirse en la mujer que Dios querría que fuese, y no por deseo de perder peso, experimentación u otros motivos. Olivia permanecería bebiendo solo agua durante 40 días, para volver a comer durante siete días durante la Pascua Hebrea, el פֶּסַח.

La propia Olivia lo explicaba así en su canal de Youtube, donde se describe como una persona privada y tranquila, pero pensaba que compartir su experiencia de forma pública podría ser motivacional para la gente espiritual, e informativa para los científicos.

Por petición de su marido, durante la dieta tomó un compuesto multivitamínico que incluía las típicas dosis de hierro, potasio, vitamina B-12, sodio, etc.

Tras la primera etapa de ayuno, similar a la que Moisés o Jesucristo practicaron según la Biblia y la Torá, Olivia se mostraba atenta, y feliz de que Dios la hubiera bendecido, así como ávida por poder comer de nuevo.

Segundo ayuno

Tras la Pascua Hebrea, Olivia se preparó para volver al ayuno durante otros 40 días hasta el Shavuot, שבועות, la festividad judía que conmemora cuando Dios entregó la Torá a Moisés en el Sinai.

Tras el ayuno, Olivia afirmaba sentirse con mejor salud de lo esperado, y que la experiencia había sido enriquecedora para ella. Además, afirmó que volvería a comer en caso de encontrarse mal, pero que hasta el momento no había sido así, aunque había sido duro.

Cuatro días de dieta normal después iniciaba su tercer ayuno de cuarenta días.

Tercer ayuno

Tras 40 días, y a punto de acabar su tercer ayuno, ofrecía el primer dato de su peso, había pasado a pesar unos 46 kg tras iniciar sus ayunos con unos 91 kg. En el vídeo reafirmaba sus agradecimientos y pensamientos sobre Dios y su familia.

Notó que todo era más fácil cuando rezaba por sus hijos durante el ayuno, y que rezar en alto le ayudaba más aún. Se mostraba muy contenta por poder comer de nuevo, pero no quería centrarse en la comida, y sí en Dios. Y ansiosa por ver qué le depararía Dios después de su ayuno.

Después de los ayunos

Un mes tras el último ayuno, publicaba un nuevo vídeo relatando sus experiencias comiendo normalmente de nuevo. Su cuerpo empezó a ganar peso de nuevo rápidamente, pero su cuerpo no estaba preparado para comer mucho, y tenía que comer en pequeñas porciones.

Tras agradecer a Dios por apoyarla durante los ayunos, decía sentirse espiritualmente mucho mejor, y que su vida había cambiado para mejor de muchas formas.

Cinco meses después, seis después de finalizar el tercer ayuno, había conseguido mantener el peso sobre los 55 kilográmos, y anunciaba que estaba embarazada de su octavo hijo, que nacería 7 meses después.

Todo eso fue entre 2009 y principios de 2011. A finales de 2014 la familia tuvo a su décimo hijo, y lo anunciaban a sus hijos. Poco después del vídeo, su marido Aaron moría de un tumor cerebral.

Recomendados