Para tener una experiencia ártica no hace falta viajar al Polo Norte. Es más, ni es necesario salir de Europa. Entre los montes suecos Kiirunavaara y Luossavaara se encuentra Kiruna, una ciudad cercana a un hotel muy peculiar que ha atraído a numerosos turistas: el Icehotel.

Como recogen en The Atlantic, el Icehotel se construye cada año recogiendo 5.000 toneladas de hielo procedente del río Torne. Toda esa cantidad es la necesaria para construir habitaciones, mesas, camas, esculturas… etc. Pero esto no sería posible sin la labor de aquellos artistas y arquitectos que se encargan de esculpir el hielo para perfilar hasta el más mínimo detalle de su estructura.

Asaf Kliger
Asaf Kliger

Leif Milling
Leif Milling

Asaf Kliger
Asaf Kliger

Ben Nilsson
Ben Nilsson

Asaf Kliger
Asaf Kliger

Por razones más que obvias, la temperatura del Icehotel es inferior a los 0 °C, motivo por el que sus huéspedes deben dormir en sacos preparados para servir como aislante del frío. Según la página del hotel, “lo más importante es mantener la cabeza y los pies calientes, por lo que un sombrero y unos calcetines son esenciales”.

No obstante, el Icehotel también dispone de otro tipo de habitaciones para aquellos que quieran escapar de tan gélidas temperaturas. Eso sí, la noche en tan peculiar emplazamiento nos costará como mínimo unos 270 €, algo que lo convierte en albergue solo digno para los bolsillos más pudientes.