Imagina estar sentado en tu casa... y que te atropelle un coche. Pues eso es exactamente lo que le ha pasado a Luke Plunkett mientras jugaba a Fallout 4, que el páramo se le ha echado encima. O dicho de otro modo, le ha atropellado un coche dentro de su propio salón. Como suena. Suponemos, eso sí, que tendría un par de Nuka-Cola en la nevera para recuperarse de este desafortunado incidente accidente, del que nos hemos enterado gracias a Matiass.

Y es que aunque parezca poca cosa, la historia tiene más miga de la que parece. Resulta que mientras encendía su Xbox One y se disponía a pasar un buen rato en el páramo, un Hyundai Sonata con un conductor al volante y sin seguro, atravesó, literalmente, la pared de su salón y se lo llevó por delante. ¿Resultado? Una vértebra fracturada y varias heridas graves cerca del talón de aquiles.

Pero si la historia ya es para no dormir, el desarrollo de la misma es peor. La causa del accidente fue el hecho de que la conductora del vehículo pisó accidentalmente el acelerador en lugar del freno cuando intentaba salir de una plaza de aparcamiento en el complejo de apartamentos.

Y como en internet para todo hay una solución, y la conductora no tenía seguro para reparar el piso y los daños de Luke, hay en marcha una campaña en internet para financiar los gastos médicos y la reparación de su casa (y de su suerte). Por cierto, ya lleva recaudado más de los 10.000 dólares de los que se pedía, y visto cómo quedó su casa, poco me parece:

7565831_1449889894.2865_funddescription

👇 Más en Hipertextual