Hasta ahora las carreteras españolas estaban pobladas de radares de velocidad tanto fijos como móviles como de tramo. Dispositivos que controlan la velocidad del coche y te multan si te pasas de velocidad pero que no eran capaces de detectar si usas el móvil o si circulas sin cinturón. Esta era una tarea que tenía que realizar un agente, pero ya no será necesario.

La Dirección General de Tráfico de España ha confirmado que instalará un dispositivo muy similares a los que conoces como radares fijos. La diferencia es que no tienen un radar para medir la velocidad pero su estética se parecerá bastante: un soporte vertical con una caja que incluye una cámara que realiza 50 fotografías por segundo. Además, la instalación aseguran es muy fácil y económica.

Estas Navidades se esperan en España 13,6 millones de desplazamientos hasta el 6 de enero

Si con un radar la multa es automática, aquí tiene que pasar un control manual así como una prueba informática de reconocimiento de imágenes para filtrar las que parezcan que el usuario no lleva el cinturón o está usando un móvil, leyendo un libro, etcétera.

El proyecto contempla varias fases. En la inicial se instalarán 70 cámaras en carreteras secundarias principalmente, donde la DGT ha detectado que se comenten con mayor frecuencia este tipo de infracciones. Pero ojo, esto no significa que solo puedan multarte estas 70 cámaras, los helicópteros Pegasus o los agentes de la policía.

Es el primer tipo de dispositivo encaminado a multar por estas acciones de forma automática y a buen seguro que irá aumentando su número con más instalaciones fijas y también móviles de tipo pistola (como los radares portátiles que se usan en otros países) que identificarán estas infracciones. Ahora, los costosos helicópteros Pegasus podrán enfocarse a detectar infracciones más graves y que puedan suponer un mayor peligro para la circulación.

👇 Más en Hipertextual