No hay nada como conseguir un pasaje barato de avión a último minuto. Es un placer saber que lo pagamos muy barato a diferencia de los demás pasajeros que lo pagó el triple por estar en el mismo vuelo que nosotros. Muchos piensan que con cuanta mayor antelación se compra el pasaje, menor es el precio, pero no siempre es así. Los vuelos baratos se consiguen en el último momento.

Por eso, aquí algunos consejos para los viajeros no tan experimentados en el tema de cómo conseguir vuelos baratos de último minuto:

Ser flexible con la fecha de viaje. Un vuelo barato muchas veces requiere cierta flexibilidad en la fecha de salida o ir al aeropuerto y esperar porque se abra una plaza en el avión, lo que se llama standby. A veces hay que arriesgarse de demasiado para conseguir un ticket barato, pero son las reglas del juego. Generalmente los buenos de último minuto son solo ida, por lo que tal vez la vuelta si haya que preverla con anticipación.

Usar buscadores de internet. Se pueden encontrar vuelos baratos que salen de aeropuertos locales y no de los internacionales. Un poco de flexibilidad en las distancias puede ahorrar bastante dinero del bolsillo.

Buscar vuelos tarde por la noche o temprano por la mañana. Los mejores vuelos se encuentran en las primeras horas de la mañana y muy tarde por la noche, ya que son los vuelos que tienen un gran número de standby y ofrecen más posibilidades de encontrar un asiento barato en ellos.

Comprar pasajes en sitios de descuento que se localicen en una región. Hay un sitio llamado Airtech.com, que ofrece tickets muy baratos a Hawái y a Europa por ejemplo. En la lista hay pequeñas aerolíneas que los principales sitios de búsqueda no muestran. Por eso es importante saber buscar y en dónde.

Viajar solo. Es mejor y más fácil conseguir un solo pasaje de último minuto que dos o más. Por eso si es posible viajá sin compañía y poné un punto de encuentro en el destino si es que querés planificar el viaje con más personas.

👇 Más en Hipertextual