Si los coches autónomos son el futuro de la automoción, Toyota, una de las compañías reinas del eléctrico y del híbrido no quiere quedarse fuera del reparto del pastel. Por ello, ha anunciado que invertirá cerca de 1.000 millones en inteligencia artificial y robótica, estableciendo centros de alto rendimiento en Estados Unidos para entrar de lleno en el negocio de los coches autónomos.

Ahora que las tecnológicas están copando los focos de la automoción, con Google -y según los rumores Apple- desarrollando sistemas autónomos para coches, es lógico que las compañías automovilísticas quieran mantener su estatus respecto a su poder de mercado y capacidad de innovación, y lo cierto es que Toyota lo ha hecho excepcionalmente bien los últimos años, en los que el coche eléctrico era una utopía que sonaba lejana pero que la compañía la convirtió en un tecnología para todo el mundo.

"Nuestro objetivo es reducir los accidentes de tráfico a cero" - Akio Toyoda, presidente de Toyota

Esta inversión llega con la creación de una nueva empresa llamada Toyota Investigación Institute Inc. que sentará sus pilares en la investigación y desarrollo a través de, como hemos dicho, centros de excelencia: uno en Silicon Valley con más de 200 ingenieros y con base en los alrededores de la universidad de Universidad de Stanford, y otro adicional de características similares en el MIT cuyo foco principal será inteligencia artificial y robótica.

Eso sí, uno de los pilares fundamentales para el futuro de Toyota parece estar en la mejora de la seguridad, el primer paso de estos nuevos centros de innovación, con los que la compañía busca reducir a cero los accidentes de tráfico como punto de partida para el futuro del coche autónomo.

👇 Más en Hipertextual