Con el aumento del tamaño en las instalaciones de videojuegos, los 500GB que montan las dos consolas principales se quedan cortos al momento de instalar 4 o 5 juegos de los que más espacio consumen. Y ya no hablemos de DLCs. Es cierto que tanto Sony como Microsoft han elevado sus consolas hasta 1TB, pero de momento sigue siendo un problema que nos obliga a estar constantemente borrando juegos para dar paso a otros títulos según van llegando al mercado.

En el caso de Sony, la cosa está sencilla: la PS4 nos permite cambiar el disco duro interno sin mayor complicación de forma muy sencilla. A cambio, no podemos conectar un disco duro externo que sirva de almacén de juegos, solo para realizar copias de seguridad del sistema. Para la consola de Microsoft, la cosa es distinta. La Xbox One no permite cambiar el disco duro interno sin perder la garantía, pero sí que permite conectar discos duros externos directamente a través del USB para servir de almacén de juegos.

En un momento en el que los 500GB se han quedado más que pequeños, y el nuevo tier de las consolas que ya va por 1TB está empezando a mostrar síntomas de que tampoco es suficiente a largo plazo, por lo que si la solución para la consola de Sony pasa por cambiar de forma manual el disco duro y restaurar el contenido, en el caso de la One la solución es mucho más sencilla si cabe. A pesar de que funciona cualquier disco duro externo siempre que sea USB 3.0 y tenga un mínimo de capacidad, Western Digital ha sacado al mercado un modelo específico para la consola: My Passport X, un disco duro externo de reducidas dimensiones que comparte diseño con la Xbox One y que es totalmente plug & play.

Sobre el papel, My Passport X es un disco duro USB 3.0 externo que comparte forma y parte del diseño con muchos del resto de dispositivos de la casa. No obstante, parte de su atractivo está en que la parte superior del disco casa perfectamente con el diseño en líneas transversales de la parte superior y lateral de la Xbox, y teniendo en cuenta que va a ser un dispositivo que va a estar constantemente al lado de la consola, es todo un acierto que el diseño parta del mismo concepto y no romper la armonía con algo de menor tamaño que destaque por encima de la consola.

En este sentido, utilizar un My Passport X es extremadamente sencillo, solo hay que conectar el disco al puerto USB de la consola y automáticamente la consola lo preparará para que podamos usarlo sin necesitar ninguna interacción por nuestra parte. De hecho, el sistema automáticamente utilizará el disco para juegos sin necesidad de seleccionar ninguna utilidad. No obstante, hay que tener en cuenta que por defecto el sistema preparará el disco para instalar apps y juego, pero solo podrá leerlo nuestra consola y otra que tenga nuestra cuenta: ni el PC, ni el Mac ni ningún otro dispositivo podrá acceder al contenido guardado el disco si le hemos dado formato para juegos y apps de Xbox.

Podemos usarlo como disco de juegos o apps o como un disco externo multimediaOtra opción es utilizar el disco como dispositivo de almacenamiento multimedia externo, es decir, para guardar nuestras películas, música, fotos… en este caso cualquier dispositivo podrá acceder al disco y leer y escribir el contenido, pero lógicamente quedará limitado a ello, y no podremos ni guardar juegos ni ejecutar aplicaciones del disco.

En caso de que optemos por utilizar el disco para guardar juegos y aplicaciones, su foco principal, el sistema automáticamente une el disco interno y disco externo como su fuese una misma unidad de disco, un punto favorable puesto que el usuario cede el control al sistema y no se tendrá que preocupar de dónde instala los juego o de qué forma. Una vez conectado el disco, el sistema automáticamente une el espacio de ambos disco y deja un solo disco para todo, es decir, que si tu consola tiene 500GB, pasará automáticamente a tener 1.9TB disponible.

No obstante, el usuario en todo momento podrá optar por cambiar el destino en el que se instalan sus juegos. La forma en la que yo he estado utilizando este sistema es a modo de archivo: a pesar de que en algunos títulos tenerlos en disco externo es más rápido que el interno, dejo este último a modo para transferir los juegos que voy terminando, o para aquellos que se de antemano que voy a jugar de forma muy ocasional, de forma que no me tengo que preocupar por el espacio del disco interno ni en tener que volver a instalar cada juego si quiero volver a jugarlo en el futuro, algo que puede ser un problema si tenemos que bajar el juego de la red y es muy pesado.

El Western Digital Passport X puede comprarse en la tienda oficial o en Amazon por 129,00 euros o por $79.99 dólares, y contando con que existen alternativas más tradicionales en forma de disco duro -siempre que sea 3.0-, de todos los disponibles es el que el diseño más se asemeja al de la consola de nueva generación de Microsoft.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.