Mientras la controversia sobre la identidad de Satoshi Nakamoto, la persona o grupo de personas detrás de la creación del bitcoin, y la polémica suscitada hace un tiempo sobre el acosos a una persona bajo el supuesto de que se tratase del propio Nakamoto, el comité del Sveriges Riksbank Prize in Economic Sciences in Memory of Alfred Nobel (Premio en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel), en pocas palabras, el Nobel de economía, ha nominado al creador (o creadores) del Bitcoin a candidato a recibir el prestigioso galardón.

Las dudas que rodean al caso de que finalmente gane el galardón en el futuro es si Nakamoto, sea quién sea se presentará a recoger el premio en la ceremonia formal de diciembre. Y es que Satoshi es, literalmente, un fantasma. Nadie sabe a ciencia cierta si es una persona o un grupo de personas, o incluso, un grupo de grupos. No se conoce ni edad, ni nacionalidad ni siquiera cuántas personas participaron en el desarrollo de la criptomoneda.

Y es que aunque se trata de toda una revolución de las finanzas on-line, poco se sabe del creador o creadores al que atribuir el mérito del Nobel, puesto que más allá de su *nick* en internet, desde entonces no su identidad no ha sido más que humo.

Ahora, cuando se abre la veda de los bancos creando sus propias criptomonedas en sus laboratorios usando las bases del bitcoin, las dudas sobre el futuro de la divisas basadas en el P2P no está tan lejos como hace algunos años, una dimensión que puede ser determinante para el cambio en la forma que usamos las divisas y que no podemos atribuir a nadie.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.