Tras los terribles atentados de París del pasado viernes, tanto François Hollande como Manuel Valls declararon que Francia "estaba en guerra". Como respuesta a los ataques perpetrados por miembros del DAESH, el país galo iniciaba una ofensiva el pasado domingo bombardeando Al-Raqqa, considerado el "bastión principal" del grupo terrorista en Siria.En las últimas 72 horas, los bombardeos de Siria han provocado la muerte de 33 personas "extremistas", según Francia

Desde los bombardeos de Siria del domingo, Francia ha atacado por vía área durante dos días más esta zona. No se trata, sin embargo, del primer ataque francés a los bastiones del autodenominado Estado Islámico. El 27 de septiembre y el 8 de octubre se sucedieron diversos bombardeos contra los campos de entrenamiento en Al-Raqqa, según las autoridades francesas. Hollande justificó inicialmente los bombardeos de Siria como respuesta frente a la captación de individuos de nacionalidad francesa y francófonos para que combatieran en DAESH, como recogía Le Monde.

Los ataques aéreos de Francia y Rusia de las últimas 72 horas han provocado la muerte de 33 personas consideradas como "extremistas", según las autoridades. ¿Pero está legitimado jurídicamente Hollande para llevarlos a cabo? Como nos explica Félix Vacas, Profesor Titular de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales en la Universidad Carlos III de Madrid:

La situación jurídica tras los atentados terroristas del otro día en París desde la perspectiva de la legalidad del uso de la fuerza por parte de Francia contra las posiciones del Estado Islámico (EI) en Siria tiene alguna similitud, y también alguna diferencia, con la que se generó con los ataques del 11 de septiembre de 2001 y el uso de la fuerza por parte de Estados Unidos contra Afganistán.

Por un lado, "en el caso de Afganistán, el gobierno efectivo afgano, los talibanes, eran aliados estrechos del grupo terrorista que realizó los atentados, Al Qaeda". Esta es la razón por la que, en opinión de Vacas, "el uso de la fuerza de EEUU contra Afganistán fuera conforme al Derecho Internacional al hacerlo en legítima defensa". ¿Ocurre lo mismo con DAESH? Según el jurista, "el caso es algo más complejo porque si bien actúa desde territorio de Siria e Irak, no son aliados de los gobiernos internacionalmente reconocidos de ambos Estados". El autodenominado Estado Islámico es un grupo terrorista enemigo de estos gobiernos y además les han conquistado territorio, "en torno a un tercio en cada caso", apunta Vacas.

Bobdenard57 (Wikimedia)

Es desde estas zonas conquistadas, en las que se encuentra Al-Raqqa, donde actúan contra ellos -los gobiernos de Siria e Irak- y también contra otros, como sucede con Francia. "El planteamiento jurídico debe ser otro, porque aquí gobierno y grupo terrorista no son aliados sino enemigos", señala el experto a Hipertextual. ¿Cuál sería la situación óptima, desde una perspectiva legal únicamente, para abordar los bombardeos de Siria? "El planteamiento ideal debería ser que todo uso de la fuerza de terceros en territorio iraquí y sirio se haga con el consentimiento de sus respectivos gobiernos", sostiene Vacas.

En el caso de Irak, sí se cuenta con dicho consentimiento por lo que no se plantea ninguna cuestión jurídica. ¿Pero qué ocurre -desde una perspectiva puramente jurídica- en Siria? "La actuación de Rusia e Irán también es legal porque cuentan con el consentimiento del gobierno sirio", nos comenta Félix Vacas. "Pero no está tan claro con respecto a Estados Unidos, sus aliados árabes -Arabia Saudí, Qatar, Emiratos...-, Francia o Reino Unido", aclara. ¿Puede entonces Hollande realizar los bombardeos de Siria? Esto es lo que nos explica el especialista de la Universidad Carlos III de Madrid:

Si bien están bombardeando territorio de Siria únicamente para atacar al Estado Islámico y en el territorio que ellos controlan, no cuentan con el consentimiento del gobierno sirio. Es aquí donde para el caso de Francia, y sólo tras los atentados del otro día -por su gran magnitud y por haber sido ideados y organizados, según parece, desde allí-, ésta puede argumentar legítima defensa.

Como nos señala Vacas, "tanto desde el punto de vista jurídico como de oportunidad -esto es, de la respuesta más eficaz al desafío que plantea al mundo el EI-, planos que siempre van de la mano -porque sólo lo legal resulta legítimo y, por consiguiente, eficaz-; lo ideal no es ir cada uno por su lado". En ese sentido, el jurista coincide con la propuesta realizada por el presidente de Rusia: crear una única coalición internacional que ataque al DAESH en Siria e Irak con el consentimiento de ambos gobiernos.El planteamiento legal y operativo eficaz sería que las facciones no yihadistas unieran sus fuerzas, con consentimiento de los gobiernos de Irak y Siria

Según el profesor, "los occidentales y sus aliados árabes sunnies deben reconocer sus errores, que son grandes y desde el principio de la guerra en Siria: deben dejar de pretender derrocar por la fuerza al presidente de Siria y propiciar una coalición interna entre todas las facciones no yihadistas". De este modo se opondrían a los yihadistas, formados básicamente por el autodenominado Estado Islámico y el Frente Al Nusra (Al Qaeda). Este planteamiento permitiría que dejasen de pelear entre sí y se enfrenten todos juntos a los yihadistas, apunta Vacas.

En ese sentido, el jurista coincide también con el presidente de Estados Unidos, que planteó que solo una respuesta no sectaria de los propios iraquíes y sirios puede resolver, de verdad y de forma sostenida, el problema. ¿Estarían los bombardeos de Siria -e Irak- legitimados a partir de ahí? Según Vacas esta propuesta no solo sería legal, sino también eficaz, al contar con el el apoyo coordinado, militar y aéreo de Rusia, Irán, Turquía, Estados árabes sunnies y Estados occidentales. "Ahí está la dificultad, crear ambas coaliciones, interna e internacional, que necesariamente tienen que ir de la mano; pero solo así no habrá dudas ni de legalidad ni de legitimidad y será posible derrotar al Estado Islámico", concluye.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.