En Estados Unidos nunca ha existido cultura de Fórmula 1, tienen deportes de motor mucho más apasionantes que la más que aburrida F1 de los último años y con un solo Gran Premio que nunca ha tenido continuidad en el tiempo, es lógico que los estadounidenses no sean igual de seguidores que los europeos, y esto se ha notado en las audiencias televisivas de la Fórmula E en Estados Unidos.

En los últimos 25 años la Fórmula 1 ha llegado solo en 12 ocasiones, Phoenix (1989 – 1991), Indianápolis (2000 – 2007) y Austin desde 2012. Con este tímido interés por parte de los organizadores de la Fórmula 1, es lógico que las audiencias televisivas sean muy reducidas, todo lo contrario que en muchos países europeos.

La reciente llegada de la Fórmula E, una competición con vistas al futuro de los coches eléctricos, que pone en la pista coches casi iguales donde las diferencias las marcan los pilotos y sobre entornos urbanos lo que permite a los espectadores disfrutar de todo lo que rodea *al circo*. La Fórmula E ha sabido encontrar su sitio al acercar la competición al público con pases por el circuito, oportunidad de conocer a los pilotos, votaciones por internet… Son muchas las ventajas para el espectador frente a la aburrida Fórmula 1, y además, son carreras más cortas.

Esto se ha traducido en las audiencias televisivas. Según los últimos datos (y previos a la celebración del Gran Premio de la Fórmula 1 disputado en México) la Fórmula E ya acapara mayor popularidad en Estados Unidos que la Fórmula 1, un dato que a Bernie Ecclestone no le hará mucha gracia, pero que a Alejandro Agag le habrá dado una tremenda alegría.

Es países como España es casi imposible ver la Fórmula E.

El ePrix celebrado en Putrajaya, la capital administrativa de Malasia, cosechó en la FOX un dato del 1,2 (60.000 espectadores aproximadamente) durante la repetición del domingo por la noche, una cifra que todavía no ha conseguido ningún Gran Premio de la Fórmula 1 en la televisión de los Estados Unidos. La carrera más vista de la F1 fue la de Mónaco, con un 1,1 puntos.

Para poner un poco de perspectiva, la clasificación de la última carrera de la NASCAR consiguió un 2,6, su mayor registro hasta el momento y la caadores.

Recordemos que la Fórmula E nació con el objetivo de fomentar la investigación y el desarrollo de nuevas soluciones para que el vehículo eléctrico consiga sustituir al impulsado por petróleo en pro del medio ambiente.

La Fórmula E interesa, y lo hace porque ha sabido combinar tecnología, pasión, futuro y emoción, cuatro cualidades que los espectadores confirman como el futuro de la competición de motor, o al menos, de la competición de monoplazas eléctricos. La Fórmula E solo ha competido dos temporadas, pero han sido las más complicadas por la búsqueda de pilotos, escuderías, circuitos y aficionados, conseguido esto y con las mejoras que habrá en pro de la competición en las próximas temporadas, tiene toda la pinta de ser una excelente alternativa a la Fórmula 1, que está de capa caída.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.