El gigante del almacenamiento ha confirmado la compra Sandisk, uno de los mayores fabricantes de almacenamiento y tarjetas de memorias del mercado. La compra parte de un valoración de Sandisk a razón de 86,50 dólares por acción, unos 19.000 millones de dólares en total, permitiendo a Western Digital integrar partes sustanciales de sus negocios con la compra.

El foco principal de WD con esta adquisición, que ya tiene un posición muy consolidada en el mercado, tiene especial relevancia para la transformación de parte de su línea de negocio actual en una compañía de soluciones de almacenamiento con la escala global de memoria no volátil (NVM).

"Esta adquisición se alinea con nuestra estrategia a largo plazo para ser un líder innovador en la industria del almacenamiento, proporcionando productos de alta calidad - Steve Milligan, director ejecutivo de Western Digital.

Ahora la duda que queda pendiente es qué pasará con Toshiba, pues que ha sido uno de los aliados estratégicos de la compañía durante más de 15 años, fruto de una joint venture que ha permitido una integración vertical en diseño y proceso para producir memorias NAND a gran escala, por lo que es de suponer que, con la cuota actual, ambas compañías mantengan sus negocios.

👇 Más en Hipertextual