Modificada el 28 de octubre de 2015, la nueva Política de Privacidad de Snapchat está llena de términos escalofriantes para cualquier usuario, y sin embargo no es nada sorprendente y que no hayamos visto antes de parte de otras empresas, especialmente las que tiene que ver con redes sociales. Sin embargo, Snapchat ha despertado el horror en muchos de sus usuarios. Feliz Halloween.

En Snapchat han querido dejar claro que cuando utilizas cualquiera de sus servicios inevitablemente compartes información con ellos. Y, por lo tanto han decidido decirte de frente que tipo de datos recopilan, cómo los usan, con quién los comparten, y qué opciones tienes para controlar tu información. Todo suena muy lindo y considerado hasta que lees los términos de servicio y te das cuenta que Snapchat tiene el derecho de reproducir, modificar, y publicar tus fotos cuando quieran y como quieran, y por supuesto almacenarlas en sus servidores por el tiempo que crean necesario.

Desde su cuenta de Twitter, Kal Penn -antiguo Director Asociado de Participación Pública de la Casa Blanca- ha calificado la nueva política como "de miedo" y ha remarcado varios de los párrafos más preocupantes en varias imágenes.

Estás son algunas de las cosas más "interesantes" que podemos destacar, lee cuidadosamente, pues es literalmente lo que dice la política de privacidad:

  • Podríamos compartir tu información con entidades que formen parte de la familia de empresas de Snapchat.
  • Podríamos compartir tu información con terceros: proveedores de servicio, vendedores y socios.
  • Concedes a Snapchat y a sus socios, licencia y derechos perpetuos sin restricciones en todo el mundo para usar tu nombre, apariencia, y voz en cualquier canal o medio de distribución conocido hoy o posteriormente desarrollado.
  • No recibirás compensación alguna de Snapchat ni de sus socios por cualquier contenido que hayas creado, posteado, enviado, o en el que aparezcas.
  • Podremos acceder, revisar, y borrar tu contenido en cualquier momento y por cualquier razón, y y también cuando creamos que tu contenido viola nuestros términos. Sin embargo, tu y nadie más que tu permanece responsable por el contenido que creas, posteas, almacenes o envíes a través de nuestros servicios.

Así que ya sabes, si usas Snapchat básicamente permites que la empresa haga lo que le plazca, como le plazca, y cuando le plazca con absolutamente cualquier contenido que compartas en la red social, además de tu nombre y tu apariencia. Les otorgas licencia para toda la eternidad sobre este contenido, no podrás reclamar derechos de autor sobre nada, ni recibir compensación monetaria alguna, pero si conservas la responsabilidad legal sobre lo que publicas dejando a Snapchat libre de cualquier culpa por distribuir tu contenido.