Uno de los aspectos de la ciencia que más ampollas levanta es, sin duda, la investigación con animales. Es una cuestión de la que todavía no nos hemos podido librar, que implica muchas cuestiones éticas y cuyas consecuencias siempre se ponen en tela de juicio. Pero, por ahora, es imposible librarse de esta fase científica. Sin embargo, existen miles de investigadores concienciados que lo que quieren es pasar al "siguiente nivel", tratando de generar modelos casi perfectos de animales o humanos, de manera que no tengamos que disponer de ninguna vida a voluntad para continuar la investigación. ¿Qué nos depara el futuro de la investigación con animales?

La investigación con animales todavía es una necesidad

Todavía recuerdo cuando tuve que hacer mi primera disección. El profesor se ofreció para preparar al animal de los alumnos que tuvieran reparos. Para mi, que siempre he creído que modificar la forma de vida te hace responsable decidí encargarme yo. Y siempre me acordaré de la tristeza que me dio acabar con la vida de aquel animal. Pero otra cosa que aprendí en aquella clase (de inmunología, por cierto) es que si existe todavía la investigación con animales es precisamente para acabar con ella. Esto se debe a dos razones: la primera es que un paso esencial en el proceso de investigación pasa, sin más remedio, por hacer pruebas con seres vivos complejos. Antes de pasar a probar un tratamiento en seres humanos Antes de probar un tratamiento en seres humanos es imprescindible que pase por otro ser vivoes imprescindible que este pase por otro ser vivo que confirme la seguridad de dicho tratamiento.

La segunda es que los animales somos unas máquinas perfeccionadas con millones de años y equilibrios muy delicados. Desarrollar un modelo que imite a un animal es una tarea verdaderamente complicada. Para poder desarrollarlo hay que conocer cada uno de los aspectos de este. Cuantos más complejos son dichos aspectos, más difícil es construir dicho modelo. A veces los factores son tan complejos que resulta casi imposible predecir (y modelizar) un evento concreto. Sería genial contar con una simulación por ordenador a la que pudieses administrarle un medicamento virtual y estudiar cómo reaccionaría el animal simulado. Pero por ahora eso es imposible hacerlo. Al menos por el momento.

El principio de las 3 erres

La Asociación Europea de Investigación Animal es una de las asociaciones existentes en todo el mundo cuya finalidad es, precisamente, mejorar las condiciones de la investigación con animales. Dentro de este consorcio, que contempla asociaciones varias y potentes, se vela por cumplir con el llamado principio de las tres erres que consiste en: reemplazo, reducción y refinamiento. El reemplazo se refiere a poder reemplazar al animal por un modelo artificial. La reducción a utilizar cuantos menos animales posibles, si no se pueden reemplazar. Por último, el refinamiento es el principio que habla del buen trato y el proceso ético al que se somete al animal, que ha de sufrir el menor estrés y angustia posibles en el proceso de investigación.

Investigando para no tener que investigar

Siguiendo este principio de las 3 erres, una de las principales vías de investigación se dedica, precisamente, a mejorar tanto los modelos como el trato animal. Aunque pueda parecer lo contrario, los investigadores no se limitan a ver a los animales como meros productos. Existe una empatía con el animal y a nadie le gusta verlos sufrir. Además, para aquellos en los que solo se produce la indiferencia, un animal estresado y dolorido es un peor sujeto de investigación así que la investigación con animales ha de ser lo más ética y suave posible, mirando siempre por el bien del animal en la medida de lo posible. Existen firmes protocolos de trato, administración, estabulación y manejoPara ello existen firmes protocolos de trato, administración, estabulación y manejo. De hecho, existen titulaciones necesarias para poder tratar animales de experimentación.

Como explicábamos, todo el procedimiento está muy regulado ya que es la única manera de asegurar el buen estado de los animales. Además de una investigación eficiente que logre eliminar, en el futuro, la necesidad de usar animales de laboratorio. Por ejemplo, un reciente estudio explicaba cómo afecta las condiciones de estabulación de roedores, mostrando que es mejor darles libertad para hacer la investigación durante la administración de un fármaco. Otras investigaciones explican cómo hay que reducir el estrés en los animales para hacer ciertas investigaciones concretas. Hace poco se incluyó a los cefalópodos dentro de la lista de animales cuyo trato ha de ser especial. Estas listas van ampliándose y refinándose a medida que continúan las investigaciones.

investigación animal

Existen estudios, incluso, que cuestionan constantemente la necesidad de utilizar modelos animales o prescindir de ellos (con sus estadísticas de producción y otros aspectos esenciales). En definitiva, uno de los objetivos de la investigación es no tener que utilizar animales nunca más. Y si se usan, velar por su bienestar ante todo. Por desgracia todavía no tenemos capacidad tecnológica para prescindir de ellos absolutamente. Mientras tanto solo podemos preocuparnos por procurar el mejor trato posible. Y, aunque muchos no lo crean, la comunidad científica por completo está trabajando en conjunto por ello.