Nueva semana, nuevo recap de Fargo. Este tercer episodio se llama The Myth of Sisyphus, un título que, como bien apunta Vulture, sigue la estela de influencias filosóficas de los dos anteriores (el primero, Waiting for Dutch = Samuel Becket, el segundo, Before de Law = Kafka). En este caso, todo parece apuntar al ensayo de Albert Camús "El Mito de Sísifo", que habla sobre el suicidio y en el que se acaba cuestionando si todo nuestro esfuerzo sirve de algo ante lo inevitable (la muerte). Y justo es un símil que se adapta muy bien a la narración de esta tercera entrega, en la que se siembran las bases de lo que se antoja como una cruenta guerra que no va a acabar bien. Es una pista de que las cosas se van a poner feas y nadie podrá impedirlo.

No sigas leyendo si no quieres spoilers.

Dicho lo anterior, nos topamos ante un capítulo lento, en el que no hay acción, pero sí mucho diálogo y unas tramas que siguen avanzando sutilmente. Por ejemplo, nos enteramos de que Lou Solverson (policía estatal de Minnesota que ya conocimos en la primera temporada de Fargo) tiene un pasado como combatiente en Vietnam, lo que afecta a su propia manera de ser y ahora explicamos por qué.La sangre fría de Lou nos va a dar más de un disgusto Decide viajar hasta Fargo para averiguar más sobre la jueza asesinada y de qué manera está ligada con la familia Gerhardt. Conoce a Skip, el comercial de máquinas de escribir, que se muestra con un comportamiento errático y sospechoso. Como Lou tiene una corazonada, decide ir más tarde hasta su tienda, donde tiene un encontronazo con Mike Milligan y los hermanos Kitchen. La tensión (y las armas) se dejan de ver desde el primer momento y es aquí donde la sangre fría del policía hace acto de presencia. Otro en su lugar seguramente habría perdido la compostura cuando dos extraños te apuntan con una escopeta. Lou no es así y, de hecho, acaba volviendo a casa para jugar al cribbage con su esposa y su suegro como si no hubiera pasado nada.

Esta tensión tiene una razón de ser: tanto Milligan como Lou están buscando al desaparecido Rye. Los Gerhardt, por su lado, también buscan cada vez más preocupados al pequeño de los hermanos y el sheriff Hank Larsson (suegro de Lou) pone carteles por toda Rock City para pedir ayuda ciudadana en la búsqueda de este personaje (que, por si no lo recordáis, acabó hecho picadillo, literalmente, en el episodio anterior).

Nos encontramos ante un claro callejón sin salida: todo el mundo busca a Rye, pero Rye está muerto y eso implica que todas las partes involucradas van a enfadarse. ¿Y quién está en medio? El matrimonio Blomquist, formado por el carnicero Ed y la peluquera Peggy, que en este episodio deciden estrellar su coche para que el seguro se haga cargo de la reparación de la luna agujereada por el atropello de Rye. Pobres, no saben que dos mafias, la policía local y la estatal se les vienen encima.

Floyd, la matriarca de los Gerhardt que dará mucho que hablar en los próximos episodios.
Floyd, la matriarca de los Gerhardt que dará mucho que hablar en los próximos episodios | Imagen: FX Networks.

Otras claves del episodio:

  • La matriarca Floyd se instaura como la nueva responsable de la mafia Gerhardt. Comienza las conversaciones con tres de sus principales distribuidores de droga y les pregunta sobre la oferta de la mafia de Kansas (que ha ofrecido comprarles toda la operación de droga, a cambio de perder el total control de lo que suceda, aunque percibiendo los ingresos que siga generando). Los tres dicen que no cederán ante esa oferta y que si tiene que haber guerra, ellos no darán el primer paso, pero estarán dispuestos a luchar hasta el final.
  • El hijo mayor de los Gerhardt, Dodd, tiene ansias por ser el líder de la mafia, así que empieza una revolución interna para destronar a su madre. Esto hace que comience una búsqueda por su cuenta para encontrar a su hermano Rye.
  • Conocemos a Simone, la hija de Dodd, que engatusa en casa de Rye a Skip, que va hasta allí para hablar con el que fuera su socio de negocios. Al final del episodio, Skip es interrogado por Dodd y acaba mencionando que Mike Milligan (para los despistados: de la mafia de Kansas) estaba también buscando a Rye y que 'podría haberlo encontrado'. Como agradecimiento por esa pista, Dodd le regala una muerte truculenta: enterrado en alquitrán candente.
  • Los OVNI's vuelven a tener una mención, esta vez con una breve conversación entre Lou y un extraño que dice los encuentros con los extraterrestres son cada vez más frecuentes. Dependiendo de cómo evolucione, esto puede dar mucho juego (o cargarse la serie) en los siguientes episodios.

En resumen: el tercer episodio de esta temporada sirve de transición para una trama que avanza lentamente hacia un punto de no retorno. Un punto que, seguro, tendrá mucha violencia y un desenlace trágico. Y, aunque sea algo cada vez más evidente, te engancha por la genial forma en la que se nos cuenta, tanto por los recursos audiovisuales (era cámara partida es genial) como por una historia que, no olvidemos, está basada en hechos reales.

Puedes recordar los recaps de los dos episodios anteriores de esta temporada:

👇 Más en Hipertextual