La obra de Cri-Crí está hecha para el público infantil, sin embargo los adultos encontraremos un tesoro puro y enorme en las canciones y cuentos de este artista que nació en Orizaba, Veracruz en 1907. De hecho, muchos mexicanos crecieron escuchando a este genial "Grillito Cantor", ya sea porque tuvieron la fortuna de escucharlo por la radio o porque gracias a esas generaciones que lo hicieron, sus hijos y nietos heredaron el gusto por las bellas canciones y cuentos de Cri-Crí.

Su creador y personificador fue Francisco Gabilondo Soler y aunque, claro, no es el único que ha dedicado su labor a los niños mexicanos y de América Latina, puedo asegurar que él es el verdadero genio artístico y musical del público infantil. Como ningún otro sus obra es amplia, inteligente, variada en estilos y de una calidad indiscutible. Como ningún otro Cri-Crí sigue vigente como si fuera ayer que comenzó un pequeño programa de 15 minutos en la XEW, antes de la 'Hora Azul' con Agustín Lara y Jorge Vargas, e interpretó 'El Chorrito', 'Batallón de Plomo', 'Bombón I' y 'El Ropero'. Luego de ese primer programa en 1934 permanecería al aire por 27 años hasta 30 de julio de 1961.

Crítica sutil e inteligente

Still AB - Shutterstock
Still AB - Shutterstock

Es muy difícil que exista un mexicano que no haya escuchado una canción o cuento de Cri-Crí; incluso, las canciones más conocidas a veces pueden parecernos que están en todo festival escolar y han sido repetidas hasta el cansancio. Sin embargo, puedo decir con seguridad que muchos cuentos y canciones que no tienen tanta demanda en los festivales y no es tan común encontrarlas en las recopilaciones del Grillito Cantor son joyas preciosas que vale la pena conocer.

Una cosa importante es que sus cuentos y canciones están unidas. Esto se evidencia en los discos que recopilan los programas de radio en los que él intercalaba una canción y un cuento cada vez. Las canciones escuchadas hasta el cansancio caen en su sitio porque tienen contexto y la verdad es que saben mejor. Es por esto que las críticas sobre que 'La Patita' es una canción machista (nada más alejado de la realidad) o si 'La Muñeca Fea' es una canción cruel, no tienen fundamento si sólo se basa en ellas, el contexto es muy importante y se podrá comprender entonces que Gabilondo Soler sabía muy bien lo que hacía y que su crítica social era profunda, sutil y muy inteligente. Se sabe que el mismo Walt Disney tuvo intenciones de realizar una película del Grillito Cantor pero Gabilondo se negó diciendo que Cri-Crí pertenecía a los niños mexicanos.

La fórmula de la felicidad y el amor al conocimiento

En vida, Francisco Gabilondo Soler, fue un profundo amante de la ciencia, sobre todo de la astronomía. Su amor y talento para la música le llevaron por el camino que lo convirtieron en Cri-Crí, sin embargo, jamás dejó de lado su interés en las ciencias e, incluso, fue miembro de la Sociedad Astronómica de México e hizo observaciones con su telescopio hasta sus últimos días. De esto también hablan sus canciones y sus cuentos, de la importancia de la ciencia y cómo es esencial estudiarla sin perder la capacidad de imaginar y de asombro.

Muchas veces sus cuentos y canciones están enfocados en situaciones muy sencillas que encierran una profunda crítica al consumo y el interés por el dinero como fuente de la felicidad; o cómo los artistas se prefabrican; cómo la publicidad vende hasta lo que no se vende; además de hacer críticas duras a los sistemas de educación. A todo esto se le debe agregar sus letras están vestidas de toda clase de ritmos pues Cri-Crí fue un gran músico y, dicho sea de paso, aprendió de forma autodidacta y solo más tarde formalizó sus estudios musicales. No hay canción que se le parezca a la siguiente y su variedad de ritmos nos llevan a casi todo el mundo. Otras canciones son de tan sencillas en su temática que se vuelven un canto divertido y anecdóticas, como 'La Marcha de las Canicas' y 'Campanitas', o de gran belleza poética como 'Lunada'. ¿O qué tal el cuento que nos dice la fórmula de la felicidad?

El amor y la compasión

cri-cri

Pocas cosas he conocido para el público infantil que tengan tanto interés en temas básicos para su educación y Cri-Crí es uno de esos. ¿Quien de los artistas mexicanos "consagrados" podría sostener que una y otra vez dejó como manifiesto en sus programas o canciones que el respeto a los otros es vital, que lo es comprender las diferencias; que la compasión es un bien que existe en los niños y debe ser conservado en la edad adulta; que el amor se manifiesta en ser responsable de uno mismo y en la amabilidad para con los demás; que la imaginación debe cuidarse por sobre todas las cosas, incluso para las más serias; o que el arte de reír es esencial para cualquier ser? Me atrevo a decir que no hay otro artista así. Tampoco otro tan genial, universal y atemporal como Cri-Crí.