En medio de la polémica en Europa que, prohibiciones por medio sigue en marcha, Uber ha recibido un nuevo traspiés en Estados Unidos que no acaba de reforzar su imagen en los países en los que su entrada y puesta en marcha de las operaciones está todavía en el aire.

Ha sido la propia compañía la que ha reconocido un fallo en su software que ha dejado expuesto los datos personales de más de 700 conductores de los Estados Unidos, incluyendo los números de la seguridad social, las fotos de los carnet de conducir, los formularios de impuesto y otros detalles de índole personal y financiera. Y es que según parece, han sido los propios conductores lo que han reportado el fallo al subir nuevos documentos y darse cuenta que los anteriores estaban disponibles para miles de personas.

La compañía tardó escasos 30 minutos en solucionar el fallo y devolver la privacidad a sus documentos, aunque sería imposible descartar que alguien se haya hecho con los datos de los conductores que estaban disponibles, libremente, en Uber.

No es la primera vez que la compañía ha tenido que hacer frente a un problema de seguridad relacionado con los conductores de Uber, pues ya en 2014 un pirata informático accedió a una base de datos que contenía la información de los conductores los actuales y anteriores de Uber.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.