bq lleva un tiempo haciéndose cada vez un poquito más grande, cada vez un poquito mejor. Tras romper las barreras de un chip Qualcomm o la inclusión de conectividad LTE, tenían pendiente un gran desafío: un buen diseño propio, algo atractivo que no sugiriese algo genérico, por buena que fuese su circuitería interna. Hoy, bq ha saltado al siguiente nivel. Lo ha hecho con el **bq Aquaris X5**, un terminal metálico, con un diseño muy atractivo (147 gramos, 7.5 mm de grosor), y varios extras más que hacen de él un terminal muy a tener en cuenta en su segmento de precio, cuando no «el» terminal a considerar.

Vamos con su hoja de especificaciones:

– **Pantalla**: IPS 5 pulgadas
– **Resolución**: 720p
– **Procesador**: Snapdragon 412
– **GPU**: Adreno 306
– **Memoria RAM**: 2 GB
– **Almacenamiento**: 16 GB + microSD
– **Conectividad**: 4G
– **Cámara**: 13 MP / 5 MP con flash frontal
– **Batería**: 2.900 mAh

Su cuerpo tiene líneas son mucho más curvas, suaves y originales que en modelos anteriores. Es más amigable en la mano, ya no sentimos que tenemos una carcasa china en la mano (etapa 2013) o un cuerpo de plástico construido con poco mimo o recursos por el diseño exterior (etapa 2014).

Su batería es bastante prometedora: 2.900 mAh en 5 pulgadas, viendo lo genial que era la autonomía del modelo anterior, el M5, da como para pensar en una de las mejores autonomías del mercado. Sus cámaras (la frontal también tiene flash) graban ambas vídeo en Full HD, y la trasera vídeo *slow-motion* a 120 fps.

Llegará en color gris antracita, gris plata y oro rosa. También es atractivo su precio: **parte de los 229,90 euros para el modelo de 2 GB + 16 GB**. Luego hay versiones de 2 GB + 32 GB por 249,90 euros, y de 3 GB + 32 GB por 269,90 euros.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.