Era lógico que la nueva joya de Blizzard tuviera su hueco en la presentación de la compañía californiana en la Gamescom de Colonia. Fue solo hace unas semanas cuando se anunció la segunda gran expansión de Hearthstone, El Gran Torneo y ha sido en Alemania donde hemos podido saber un poco más de las novedades que vendrán con esta adición. La más obvia, claro, son más de 130 nuevas cartas que removerán el metagame y la situación competitiva actual.

Más allá, hemos podido ver una nueva mecánica de estas cartas (además del Inspirar, ya anunciado), las Justas. Esta será una habilidad de algunas cartas que, tras ser jugadas, mostrarán un esbirro aleatorio de cada mazo para dotar de Escudo Divino y Provocar al que cueste más de los dos. Un añadido interesante que puede cambiar mucho la estrategia de las partidas pero que, gusto o no, potencia de forma exagerada ese RNG que tan poco gusta a los jugadores experimentados de Hearthstone.

Por último, se ha comentado un cambio que afectará a todos los jugadores de ranking. Se ha comentado el problema que suele suponer no querer perder posiciones en la fase ranqueada de cada mes con lo que ciertos jugadores terminan por no jugar por miedo a perder. Ahora, con el "High rank bonus", se mantendrá un seguimiento de cuál ha sido el rango más alto obtenido en un mes para, al final del mismo, recompensar con un premio acorde. Así, si conseguimos alcanzar el puesto 8 pero, tras una mala racha, terminamos en el 15, nuestra recompensa se adecuará al nivel 8. Estos premios, se ha comentado, serán semejantes a los de la Arena (polvo arcano, cartas doradas, oro, algún sobre, etc.).

La expansión sigue sin una fecha determinada más allá de agosto.