Fear The Walking Dead se está graduando de serie lenta, esto no es necesariamente malo, simplemente es algo que a cierto público puede no gustarle tanto. A mi no me molesta, por mi El Naufrago de Tom Hanks ha podido durar seis horas en lugar de dos y las habría visto encantada incluso sin Wilson de estrella secundaria. Del piloto dije que eran 60 minutos en los que no pasa nada, y que es un lujo que se pueden dar, con un universo tan rico como el que ha creado Robert Kirkman. El segundo episodio es en mi opinión, mejor que el primero, y supongo que el tercero probablemente sea mejor que el segundo, y así sucesivamente. Es lo que pasa cuando cuentas la historia con este tipo de ritmo, es más de apreciarla como temporada que por episodio.

Fear The Walking Dead habría sido genial en Netflix, donde no importa si en los tres primeros episodios pasan pocas cosas, porque puedes verlos todos de una vez. Cada capítulo tiene poco que contar, pero genera mucho interés en el espectador que espera con ansias el momento cumbre de la acción. Es una serie que se cocina a fuego lento. Si no has comenzado a verla, yo recomendaría esperar a que termine la temporada y comérsela luego en maratón, la espera cuando hay tan poca carne y papas en cada capítulo, es agobiante.

Permanezcan en sus hogares

Nope, están todos mirando Facebook.

Este segundo episodio de 42 minutos de duración es bastante más sustancioso que el primero, y aunque no muestra gran cosa aún, puedes ver mucho mejor como se empiezan a desenvolver los hechos, no importa que te imagines absolutamente todo lo que va a pasar después y aciertes, igual es divertido de mirar. La cuestión con las historias de zombies, es que ya nos han contado infinidad de veces sobre el inicio, como empieza el caos y como se derrumba la sociedad cuando los que mueren no se quedan muertos y ya. Pero, al menos para los fans del género, volver a mirar la misma historia es bastante adictivo. Además, siempre es desde la perspectiva de personajes diferentes, de ahí que puedas contar la historia hasta el final de los tiempos, y no necesariamente ser repetitivo. Si nadie presta atención, no es real Durante este episodio vemos como los casos de afectados por el virus zombie empiezan a aumentar, y sin embargo nadie parece darse cuenta de lo que pasa, porque nadie está mirando al lugar correcto, todo el mundo está muy ocupado con sus vidas y sus rutinas. Me encanta como Nick lo dice en una escena "es como si nadie prestara atención, es como si no fuese real".

Es un poco reconfortante ver que nuestra familia protagonista parece estar un poco más consciente de la situación luego de lo que vieron en el primer episodio y van a intentar sobrevivir desde el principio. Pero, siguen sin agradarme ninguno de los personajes. Quizás sea porque parecen no saber comunicarse entre ellos, o será porque están en negación, no los culpo y aún tienen mucho espacio para convencerme de que valen la pena. Nada problemático, no es primera vez que me pasa, incluso en series que me encantan.

Tobias

A menos que cancelen la serie

El caos se empieza a apoderar de la ciudad lentamente, y el miedo que sienten estas personas se transmite bastante bien en la pantalla. En ese aspecto Fear The Walking Dead se luce bastante, el suspenso es constante, no abandona el episodio ni por 20 segundos.

Un personaje que me encantó desde el principio, es uno que probablemente no volvamos a ver, o a lo mejor se lo guardan para después -vivo o muerto-, es Tobias. Tobias es un estudiante de la secundaria donde trabaja (trabajaba, adiós vida normal, adiós oficina) Madison Clark, un chico que aparentemente ha estado siguiendo el brote y los incidentes aislados en todo el mundo a través de Internet ¿Dónde más? Tobias está en modo superviviente desde que el show comenzó, aunque por su aspecto podrías pensar que tiene pocas posibilidades de sobrevivir, su estado de consciencia elevado puede ser lo que termine salvándole. Tobias, ¿por qué dejaste la comida?

En general, fue un episodio bastante bueno, y de nuevo, aunque sigue sin parecerme la serie del año, tengo el interés en seguirla viendo completamente intacto, y eso es más que suficiente para considerarlo buena televisión.